Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 05
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La misma película

    Debo confesarles una cosa. Estoy atrapado. Encerrado cada día en la misma historia. No tengo otra. Siempre igual. La misma película. Y eso precisamente es a lo que me refiero cuando les digo que estoy atrapado. Éste es el problema de cualquier personaje de cine. Que uno no es de verdad aunque lo parezca.

    Aun sin ser persona, puedo respirar. Pero sólo si alguien ve el filme al que pertenezco. Hay numerosas copias digitales de mi mismo. Estuve en las salas de proyección. Resido en las casas de muchos… O en algunas cadenas televisivas.

    Hoy me atrevo a romper ligaduras y a dirigirme a ustedes para confesar que siempre vivo la misma historia como personaje de ficción. Casi real. Encerrado. El tiempo pasa, pero no pasa el tiempo para mí. Quisiera salir de esta rutinaria irrealidad. Poner los pies en la realidad y vivir nuevas sensaciones. Sé que es misión imposible. Una quimera como la del oro.

    Aquí el viento no se lleva nada. Es un sueño eterno donde estás cautivo. Del bien o del mal. Según. Ya lo ven. Un rebelde con causa que rompe con la ley del silencio… No obstante, tras escuchar los problemas de los espectadores y sin dejar de asumir el guión en el que resido, no entran muchas ganas, en el fondo, de abandonar esta rutina y de poner los pies en la pura y simple realidad.

    Ustedes también parecen atrapados. Lo sé. De otra manera. ¡La misma película! Dadas las circunstancias, quizá sea mejor ser un personaje ficticio, casi real, en este sueño eterno del cine.           

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook