Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 30
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La leyenda de la ciudad con nombre y sin luz

    A la ciudad oscura se le ha ido la luz por no pagar la factura eléctrica. Las farolas no funcionan y los cuatro o cinco habitantes, más o menos, utilizan velas y lámparas de aceite de oliva virgen extra como mandan los cánones de la dieta mediterránea. Esta ciudad se sitúa en un paraje llamado Aguadulce. Pero, dadas las adversidades, ahora se le denomina Aguamarga. ¡Menudo negocio! Para algunos. 

    Se construyó con el dinero de todos y todas pensando, me parece, en la creación de un tejido industrial que fabrique trabajo e impulse la cosa económica en cualquier aspecto. Tiene almacenes, talleres, peluquería y alguna cabeza para ser peinada, salón de maquillaje con caras, oficina con algún oficinista, un colegio con cámaras de vídeo o un foso acuático con olas, peces, patos y barcas de pedales para divertirse los domingos.

    Por esta turística ciudad han circulado famosas personalidades subvencionadas. Por ejemplo, "la dama boba", una de esas mujeres víctimas del machismo, aunque capaz de usar su intelecto para conseguir sus fines amorosos, o el fantasma de Manolete, un matador de bichos al que le atizó una profunda cornada el toro Islero... No recuerdo los apellidos del animal.

    La ciudad oscura que ahora no tiene luz ha sido "el camino de los ingleses", un grupo de personajes que vive con mosqueo la transición hacia la vida adulta y que sueña con un mágico porvenir. Ya ven en qué consiste el presente y el futuro más inmediato.

    En nuestra ciudad se celebraron unos juegos olímpicos con un tal Axtérix y su amigo Gérard Depardieu. Aquí estuvo el joven noble don Giovanni, el don Juan italiano, conquistador y pendenciero, que cantó en un café con su voz de barítono y la música de Mozart...

    Tenemos, además, un bar de alterne, Lolita's Club, en el que he podido oír Voulez vous coucher avec moi ce soir o Je t'aime... moi non plus, y hay mujeres "nacidas para sufrir". Una solterona de nacimiento, otra mujer sumisa y callada... 

    En fin. No se sabe si la ciudad va a ser vendida o no en La Tienda en Casa, ya que la gestión administrativa es de juzgado de guardia. No es casualidad que dos cuentas estén embargadas por impago. Por lo visto, hay interés en adquirirla por parte de varios grupos inversores extranjeros. La ciudad oscura y sin luz necesita una mejor gestión, claro, y un rendimiento más eficaz. Es conmovedor. Recibe dinero público para sostener las ruinas, mientras falta para cosas más importantes de cara al ciudadano de a pie. 

    Yo, ante estas y otras circunstancias, me largo a vivir debajo de un puente. A sembrar cebollinos, lechugas y a criar cabras. Manejen la ciudad unos u otros, siempre habrá pícaros y escuálidos por culpa de los bribones.   

        

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook