Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 29
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Huelga general contra los generales del abuso

    Si usted aprueba la injusta gestión de la crisis que tanto perjudica a los trabajadores, no apoye ninguna huelga ni defienda protestas de ningún tipo. Si usted quiere dar aliento a los abusos en serie y al desguace de los servicios públicos, no mueva el trasero. Si usted no está a favor de alternativas que contrarresten los derechazos al mentón de la clase trabajadora, no diga nada y ponga las dos mejillas para recibir más cates. 

    Si a usted le parece bien que la crisis organizada desmantele los derechos de la mayoría, no grite y aplauda a todos los responsables de esta regresión. Si usted pretende que los recortes sociales le asfixien y oscurezcan totalmente el futuro de la población y de sus hijos, siga en el sofá roncando o viendo la tele tonta-plana. Si usted se muestra a favor de que la infumable reforma laboral genere más paro, le ponga la soga al cuello, fabrique nuevas modalidades de contratos basura o brotes oscuros, mire las nubes y no se dé por aludido.

    Si a usted le mola que puedan despedirle fácilmente y que el jefecillo de turno haga lo que le apetezca con los empleados, sea sumiso y mueva el rabo ante cualquier atropello. Ovacione las medidas contra sus más elementales intereses en aras de la supuesta creación de empleo de calidad, asuma que le anulen totalmente, incluso en el derecho de huelga, continúe dormido en los laureles y resígnese a las coacciones empresariales.

    Si usted está parado y quiere seguir estándolo, no se movilice y agache las orejas. Déjese atracar por las políticas que favorecen sólo a unos cuantos. No crea en la transformación social, en las buenas condiciones laborales y en otro modelo productivo que mire al frente con perspectivas. Crea usted en una mayor recesión, en los serios ataques que ponen contra las cuerdas a los trabajadores, y permita que se rían de nosotros los profesionales de la caradura con su bélica actitud. 

    Y no lea nunca La huelga general, uno de los textos más comprometidos de Jack London (1876-1916), donde la clase obrera, harta de ser explotada, demuestra a los millonarios que no son ellos quienes crean riqueza, sino los currantes, ya que sin éstos la sociedad sería insostenible. Una historia actual y un ejemplo para los adormecidos. El miedo de unos es un medio del que otros se sirven. Por desgracia, uno no confía mucho, como London posteriormente, en la posibilidad de redención del género humano. Pero se debe continuar alerta y al pie del cañón.       

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook