Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 02
    Septiembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hoy no me puedo levantar

    Qué deprimido estoy. Completamente agobiado. Menudo cansancio total… Tengo fatiga y dolores musculares. No tengo ganas de comer ni me concentro para nada. Tampoco puedo dormir…. Estoy irritable, triste y siento una generalizada ausencia de interés.

    Sé que todo esto no está bien. Que debería hacer algo para neutralizar esta serie de síntomas. Pero no puedo. No me apetece. Me dejo llevar por la inercia de las sensaciones y no encuentro ninguna solución. Ningún alivio. No sé. Cansancio total.

    Tendría que visitar al psiquiatra… A un psicólogo seguramente. Aunque no creo que eso solucionara estos problemas, quizás contribuiría a enderezar las cosas y a buscar posibles arreglos. Ésta es la cuestión. 

    Hoy no me puedo levantar

    Qué deprimido estoy. No. No estoy desempleado. Tengo un empleo digno y una familia estupenda. Suelo dedicar horas al tiempo de ocio… Leo, hago deporte o charlo con amigos, entre otros detalles. Sin embargo, ahora no tengo ganas de nada, como decía anteriormente, y me siento triste e irritable.

    Les juro que hasta hace sólo unos días estaba tan contento y dando brincos. Reía, comía con evidente apetito y dormía a pierna suelta pese al calor. Ya lo ven. Hoy no me puedo levantar… Y no es que pretenda evocar a Mecano ni aquel famoso musical escénico. No me faltan razones para ser dichoso. Aun así, no me siento nada bien.

    Debe ser el síndrome ese. El postvacacional. La vuelta a la rutina diaria. En fin. Toca cambiar de actitud y volver a las andadas. Eso sí, la próxima vez no pienso irme de vacaciones para no caer de nuevo en esta terrible depresión posparto.

    ¿Y si la opresión y la desgana se apoderan de uno habitualmente? No sé. Los expertos aseguran que el síndrome postvacacional no existe… No pondré excusas y me deberé reactivar. Por eso voy a cansarme un poco más para ver si me recupero de este total cansancio.   

    Pinchen este enlace de cine  https://youtu.be/gOkYf_2FAKY  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook