Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 21
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hacer el amor y no la guarra

    Hemos decidido colgar las botas y las armas. El cese de la violencia. Se acabaron las explosiones para siempre y los casquillos de 9 mm Parabellum. Supongo. A partir de ahora nos dedicaremos a otras labores más sosegadas. Daremos de comer a los pájaros, las ideas serán defendidas civilizadamente y no habrá más tiros.

    Haremos el amor y no la guerra ni la guarra. Regalaremos flores y no disparos. Obsequiaremos bombones y no bombas. No secuestraremos jamás a nadie y daremos besos y abrazos a todo el mundo.

    Mucho mejor es dialogar con el vecino y no matar, que es una cosa muy fea. Se mancha el suelo de sangre y eso no está nada bien. No se puede tirotear para imponer el criterio que a uno le dé la gana. Ni se debe defender tu ideario por la fuerza de las pistolas o de las metralletas. Ni la ley del revólver ni la ley del más fuerte en ningún sentido.

    No es bueno asesinar ni que te asesinen. Y malo es estrangular o que te estrangulen. Hay que unir lazos de amistad y cantarle a la concordia. Los problemas se deben resolver pacíficamente y con la mejor voluntad. A partir de hoy vamos a disparar piruletas de colores... Sí. Hemos decidido colgar las botas y las armas.

    Éste es un comunicado general de todas las bandas terroristas. Un mensaje de paz al que se adhieren todos los pueblos y los ejércitos de la Tierra. Sólo falta que las clases poderosas abandonen sus zurriagazos y que en la legalidad del orbe triunfe la sensatez. No la insensatez. Supongo.        

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook