Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 03
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Fumando espero el rescate que yo quiero

    Canta el presidente. "Recortar es un placer genial, sensual. Fumando espero el rescate que yo quiero, tras los cristales de oscuros ventanales. Y mientra fumo, la gente no consume porque flotando el humo de la gran recesión se adormece el consumo. Tendido en mi sofá, fumar y charlatanear... Ver a la madrastra solícita y galante, sentir sus labios besar con los amargos besos de la UE, y el devaneo sentir con más deseos cuando sus ojos veo sedientos de ambición salvaje. Por eso, estando ahí la crisis, es mi fumar un edén. Dame el fuego de tu boca. Anda, que así me vuelves loco. Corre, que quiero enloquecer de placer. Experimentar esa embriagadora calentura de esta fascinante recesión que acaba por avivar la llama ardiente de los recortes contra la clase trabajadora"...

    Vean a continuación las reacciones ciudadanas. Dice un profe: "O paramos todo esto o la creciente ruina seguirá en danza. La educación pública se hunde. Nunca hemos tenido más problemas y menos recursos. Pero los coles privados navegan perfectamente por las aguas del auxilio público". Explica un estudiante universitario: "El coste de la matricula se duplica. Este año me sale por más de 1700 euros. Me estoy planteando dejar de estudiar". Justo lo que busca el caciquismo reinante.

    Asegura un transeunte cualquiera: "La disolución de los derechos sociales, el desempleo o el acoso y derribo a la democracia funcionan perfectamente". Una mujer manifiesta: "Me han despedido con una indemnización cómica, alegando reducción de ingresos. La empresa continúa obteniendo beneficios. No sé si abandonar el país o quedarme".

    Habla una señora víctima, además, de malos tratos: "Perdí la casa donde residía con tres hijos menores de edad y estoy a punto de perder la ayuda de los 420 euros por lo de la prestación del paro". El Ejecutivo no rescata a las familias, sino que inyecta miles de millones a entidades bancarias. Una pareja de jubilados afirma que "hay jóvenes que cobran una miseria porque sus jefes se aprovechan de la crisis". Muchos inmigrantes se quedan en el rincón del olvido... 

    La indignación galopa en medio de los abusos y de la ascendente regresión y represión generalizada. Sigue, más que nunca, dispuesta a frenar la desfachatez con abucheos, alternativas y una mayoría social y política. Ruidosa y silenciosa.      

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook