Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 09
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Fantoches de diversa especie

    En un Festival Internacional de Títeres pululan titiriteros de aquí o de allá y fantoches de distinta especie manipulados con diversas técnicas. Hay niños, niñas, padres, madres, abuelos o abuelas que ríen, escuchan y aplauden las variadas propuestas de esta milenaria tradición cultural y artística. Esto es Festitíteres, que ha venido acompañándonos desde el pasado día 1. Hoy dirá "hasta el año que viene". Si el presupuesto y las autoridades competentes lo permiten.

    Las marionetas no son seres de carne y hueso, pero también existen seres de hueso y carne que suelen ejercer de marionetas movidos por los jefazos que manejan las riendas del guiñol a su antojo. Ahora bien, los títeres, naturalmente, pueden estar indignados y romper las ataduras, los hilillos y las varillas que les unen a sus manipuladores. Organizar su propio destino, ser más dueños de su existencia y no rendirse ante el ahogo de los que aprietan la nuez con el disfraz de salvadores del mundo.

    En los espectáculos titiritescos que estos días hemos visto en Alicante se han dado cita asuntos como la necesidad de respeto al medio ambiente y de huir de la maldad en términos generales. En la vida, a diferencia del mundillo teatral, no tenemos talleres de apaños mágicos que lo arreglan todo. Sí hay más de siete cabritillos y depredadores con chistera llevándoselos a sus fauces, o puede haber algún espermatozoide remolón que se niegue a intervenir en la esperada carrera, un viaje aventurero hacia las trompas de Falopio. En busca del óvulo perdido...

    Suban ustedes al tren que pita en la noche y conviertan la realidad en fantasía. Aunque sólo sea durante unos minutos. Y recuerden. Los títeres pueden indignarse y romper las ataduras, los hilillos o las varillas que les unen a los manipuladores y espantajos que conducen este gran y oscuro guiñol en función de sus intereses. 

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook