Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 03
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Entre el frío y la calentura anda el juego

    El termómetro atmosférico baja y baja a pesar de que la temperatura ciudadana está caliente. Entre la frialdad y el ardor anda el juego. La ola de frío siberiano estímula la venta de artículos para entrar en calor en un momento en el que el consumo está consumido y los consumidores consumen poco o menos de lo justo.

    Al mismo tiempo, la calentura de la sociedad está al rojo vivo. El chorro de agua no funciona y el brasero se aviva como consecuencia de los ajustes y las reformas de quienes no se reforman nunca pero quieren domesticar un poco más aún a la población. 

    La lumbre promete seguir encendida y coger mayor fuerza incluso. Los pirómanos de las finanzas o de la política echan leña a la hoguera y se disfrazan de bombero torero. Las mangueras no sueltan H2O sino líquido inflamable para que no se hunda la fiesta de la recesión económica y de la regresión social al ritmo de la reaccionaria partitura hecha en la UE, o como se llame la broma, y con los arreglos musicales de la trouppe del Gobierno.   

    No obstante, el frío polar, popular e impopular va a lo suyo. Causa estragos y nos coloca al borde de una nueva era glacial por los efectos del cambio climático o de la fiebre del globo. Ya saben. Al perro flaco todo se le vuelven pulgas y garrapatas.

    Decíamos que entre la frialdad y el ardor anda el juego. Por el humo de la crisis se sabe dónde están las llamas... El termómetro sube y baja. La multitud no es de piedra. Tiene frío, calor... Los muñecos de nieve hacen el amor y se derriten aunque continúan completamente helados. De nata. Por mucho fresco que pueda hacer, huele a chamusquina y el personal va caliente, caliente, caliente.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook