Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 10
    Noviembre
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El Mairena de Pablito (o duelo sin sol)

    Pablito tenía un clavito y un obsequio para el presidente. Una lectura de Machado, uno de los escritores de la Generación del 98 como reflejo de la decadencia política y cultural de la España de aquella época. La historia, claro, se repite y así nos va. El regalo, Juan de Mairena, gira en torno a la figura de un ficticio poeta y docente. 

    El personaje reflexiona con sus alumnos sobre la sociedad, la política, la filosofía o la cultura. “Vivimos en un mundo esencialmente apócrifo”, se dice. Y se habla del pensamiento de acuerdo consigo mismo con exclusión de todo lo demás. Eso sintetiza lo realizado por el Gobierno durante la legislatura que llega a su fin.

    El presidente no se asusta de lo que piensa aunque choque con la lógica. Ha obligado a la población a aceptar sus normas a rajatabla, y no convence a pesar de que su partido siga primero en intención de voto. Increíble pero no es mentira. “Pobre hijo ciego del que todo lo ve”, explica Machado a través de Juan de Mairena.

    Este señor ejerce el papel de padre Mariano, el pastor que nos guía por el buen y único sendero posible para salir de la oscuridad de la crisis y ver la luz de la recuperación cimentada en las sólidas bases de la desigualdad. Él y los pastorcillos mentirosos de la Comisión Europea representan la noble sombra de quienes todo lo saben.

    El Mairena de Pablito (o duelo sin sol)

    “La vida es una turbia evidencia”, advierte la ficticia figura. Muchos caen al vacío mientras piensan: “Hasta ahora voy bien”. Y dejan de pensarlo al estrellarse contra el suelo. Las renovaciones del jefe del Ejecutivo sirven para que las cosas no cambien nunca por dentro. Las remueve por fuera y ya está.

    El Gobierno acudió a las armas de los recortes tratando de abatir a la ciudadanía. ¡Conseguido! Se cumple lo que se quería cumplir con la oculta hoja de ruta. Conducirnos hacia la verdad es su intención. Pero “sin una pura investigación de las creencias -añade Juan de Mairena a sus alumnos-, carecemos de una norma medianamente segura para juzgar los hechos más esenciales de la historia”.

    Si las personas suelen vivir crucificadas por su propia vanidad, no hay suficientes cruces para algunos. Persisten en su arrogancia, sin afán de superación, por mucho que se escenifiquen encuentros con los demás a última hora y por razones puramente electoralistas.

    Y es que “lo corriente es la tendencia a creer verdadero cuanto reporta alguna utilidad”. Una puntualización de Juan de Mairena pensando en los que habrán de consagrase a la política… O aquello tan español de “las cabezas son malas; que gobiernen las botas”.  Las tijeras, los directos al mentón de los ciudadanos, el sentimiento antidemocrático o los puntapiés en la retaguardia.

    El presidente no dialoga. Se responde a sí mismo. ¿Estará leyendo este señor a Juan de Mairena por cortesía del “Sí se puede”? Por ahora se bate en duelo con los independentistas catalanes y sin ninguna otra respuesta que no sea la meramente jurídica. Todos abrigamos alguna esperanza, temerosos de que se nos hiele.  

    Pinchen este enlace de cine  https://youtu.be/PQbp80qZ-QU  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook