Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 22
    Febrero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El fantasma del Sidi

    Pasaba cerca y lo vi. El hotel está completamente vacío. Cerrado. Y no por vacaciones. Cuestión de dinero. No había suficiente negocio en el ámbito de la crisis que nos ahoga y exprime... Pero lo vi. O me pareció verlo. El hotel tiene muchas habitaciones. Creo haber visto a alguien mirando a través del cristal de una de ellas. ¿Quién? 

    La clientela brilla por su ausencia. Los empleados salieron con el hatillo... Un fantasma quizás. El del Sidi. Un espectro alojado sin saber a dónde ir. Perdido en un mundo que no es el suyo. Refugiándose en un espacio sin nadie. Solo. Tal vez un okupa silencioso que no tiene casa. Puede que sea el director hotelero. Como el capitán de un buque hundiéndose en las profundidades de Neptuno. Algún cliente que no desalojó el cuarto. ¿Un músico del hotel?...

    Esto recuerda el bello relato, en forma de monólogo, de Alessandro Baricco, Novecento, del que salió el filme La leyenda del pianista en el océano, dirigida por Giuseppe Tornatore. El de Cinema Paradiso. Un niño de alguna emigrante, en dirección hacia EE UU a comienzos del XX, abandonado en un trasatlántico. Y su natural y posterior talento para el piano.

    Pese a la estrechez del universo en el que reside, no quiere dejar su vivienda flotante. Es su vida. El exterior le resulta demasiado hostil... No abandona el barco aunque ya no funcione y salte por los aires. El presunto fantasma del Sidi, sea quien fuere, tampoco parece dispuesto a marcharse del gran hotel y a salir a la calle. A deambular entre piedras, asfalto y hormigón. Un sendero con discutible presente y gris futuro a día de hoy. Un camino con freno y marcha atrás imparable en el coche de regreso al pasado. Y quieren que rememos hacia el mismo sitio...  

    Lo confesaré sin mayor demora. No lo divulguen. Ese extraño personaje oculto, el más veterano de los cocineros del hoy vacío hotel, soy yo. ¿Recuerdan al Fernán-Gómez de El anacoreta, que vive en su retrete decidido a no escapar nunca de él? Sí. Renunciando a todo. Pues eso. O salir a voces...            

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook