Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 25
    Marzo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Crucifixión ciudadana

    Todos unidos frente al plan de empleo joven... No importa que nos aticen latigazos y que se rían de nosotros. El jefe del Gobierno es un muchacho excelente y siempre lo será. No importa, repito, que nos gobiernen a golpes. Ya sé que eso de las cuotas reducidas a la Inseguridad Social, las bonificaciones varias o los incentivos que se pregonan quedan en muy poco con este falso diálogo en el ámbito de una reforma laboral destructiva. Que sólo puede ofrecer precariedad absoluta y nulos derechos laborales. 

    Bajos sueldos, más recesión, progresiva disminución del consumo... He ahí el calvario de la población con su bonita corona de espinas. ¿Quién puede crear puestos y de qué empleo hablamos? Con el personal hundido no se puede aspirar a nada. El crédito, por tanto, no fluirá en este paisaje sin presente y sin esperanzas serias. Todo y todos a la deriva. 

    A la deriva el barco, los que manejan el rumbo y la tripulación. Lastres y precipicios en detrimento de la ciudadanía. Unos van a la sombra y otros no la visitan nunca pese a las acusaciones de cohecho, prevaricación, falsedad documental, malversación de caudales u otras nobles conductas. O sea, que urge un zafarrancho de limpieza incluyendo a la Jefatura del Estado, que está en jaque.

    Urge un frente común que pueda sacarnos del túnel y con diferentes perspectivas. Pero de momento pongan la otra mejilla y disfruten el camino del calvario con una democracia insulsa. Continúen, pues, la procesión y la crucifixión ciudadanas.   

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook