Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 16
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Celebremos el Nobel y el hambre

    Está muy bien contribuir durante más de seis décadas al progreso y a la reconciliación, la democracia y los derechos humanos. A superar la guerra y las divisiones y a conformar un próspero continente europeo donde resida la fraternidad entre los países. La hazaña obtiene una recompensa. El premio Nobel de la Paz. 

    El proyecto y nuestras desacreditadas instituciones, que encarnan un interés común al parecer, se lo merecen. Y también, claro, los 500 millones de individuos que residen en la UE. Todos tan felcies comiendo perdices en Grecia, Irlanda, Portugal, Italia, España... Aquí, sin ir más lejos, los habitantes ya eran muy dichosos viviendo la "extraordinaria placidez" del régimen anterior. Continuaron siéndolo posteriormente y mucho más aún lo son ahora...

    Las libertades se disfrutan con plenitud. Gracias a unas políticas que benefician seriamente la salud de los ciudadanos de a pie. Así que el Nobel de la Paz llega en el momento más oportuno posible. Las benéficas y divertidas bombas de los ajustes caen encima de nuestra alegre población. Los misiles de los recortes nos colman de felicidad, y los disparos institucionales de allá, de aquí o de las élites económicas y sociales más competentes nos llenan de orgullo con el privilegio de sus venerables reformas.  

    Los trabajadores, los más de 9 millones de pobres en España, los estudiantes y los desempleados bailan y gritan contentos por este gran triunfo. Muchos jóvenes brindan con sus armas de bebedores masivos, en un burbujeante botellón, y celebran la brillantez del presente y del futuro que se avecina si esto no se remedia. Los jubilados lanzan sus pagas al aire en señal de júbilo... Los discapacitados y otros grupos reciben sus dineros religiosamente. Y los inmigrantes y nuestros emigrantes saborean los laureles.

    No es para menos con el éxito de la libertad, la rectitud y la igualdad. Ya lo ven. Frente a las intransigencias, la pobreza y los fundamentalismos de otros lugares, tenemos una UE solidaria y en la que todos disfrutan de un hoy favorable con perspectivas de un mañana cargado de seguridad y confianza. Que siga la celebración mientras sucumben de hambre 10.000 criaturas diariamente en el globo.          

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook