Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 24
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Bienvenidos a la felicidad navideña!

    En nuestra feria especial de Navidad pueden ustedes sentir la emoción de una amplitud de sorpresas y singulares atracciones. Una inolvidable experiencia para todos y todas, sean pequeños, jóvenes, desempleados, discapacitados o pensionistas. Actividades para disfrutar y satisfacer los gustos de cualquiera.

    Tenemos demostraciones de circo con números diversos de malabares para llegar mejor a fin de mes. Magia con el fin de extraer alimentos del sombrero, o acrobacias para saber cómo se estiran los bajos salarios. Pásenlo estupendamente con las camas elásticas y salten hacia el éxito de la rígida precariedad.

    Sientan la emoción del gran carrusel de la austeridad bajo el patrocinio de nuestras generosas élites. Suban al tren de la bruja y diviértanse con los escobazos nacionales e internacionales de nuestros queridos gerifaltes. Disfruten en la pista de autos de choque sin oponer resistencia a las embestidas de los más fuertes para contribuir a que éstos lo sean más aún y superen la crisis.

    Acérquense ustedes al árbol de los deseos y dejen su ilusa petición de cara al nuevo año. Las hojas irán posteriormente al contenedor de reciclaje en pos del ahorro y del bienestar colectivo. Los participantes entrarán en el sorteo de un lote de garbanzos. Si quieren hacer realidad el sueño de convertirse en piratas financieros, en uno de los tipos más poderosos del mundo, en algún sujeto de la fauna política, provisto con tijeras, camión cisterna y cachiporra, en alguno de los diversos corruptos o en alguien de la ruin aristocracia, no lo duden. Pisen nuestro escenario, pónganse las correspondientes vestiduras y serán lo que siempre quisieron y nunca realizaron.

    Jueguen a los juegos tradicionales en formato gigante. Al parchís o a las damas, y no se les ocurra ganar la partida a los representantes de las altas esferas. Dejen a  sus criaturas en el parque infantil de tráfico. Y que gocen ahora, ya que el propósito actual consiste en que, cuando sean mayores, nunca les vayan las cosas sobre ruedas.

    Que participe en equipo toda la familia y que coopere en función de los ajustes que correspondan. Aprendan repostería en nuestra feria especial de Navidad y fabriquen dulces sabrosos para llevar dignamente los amargos sabores que sigan imponiendo los amos del cortijo. Visiten el museo de bomberos y llévense, por cortesía gubernamental, un sifón para sofocar las llamas de los recortes.

    Pónganse una careta sonriente, aunque no tengan ganas de sonreír, e intervengan en los fines caritativos que organiza la gente guapa con objeto de prestar ayuda a quienes más la necesitan tras caer los pobres por el peso de la recesión y de las reformas que los listos ponen en práctica. No olviden la campaña de recogida de productos. Ese banco de comida, administrado por la solidaridad bancaria, que pretende dar un mendrugo al hambriento y a los desheredados por obra y gracia de los que manejan la batuta.

    Echen las cartas en el buzón de los Reyes Malos. Háganse fotos subidos en un elefante, con la corona de un roscón, y no tropiecen para evitar una fractura de cadera. La chiquillería puede subir a los camellos reales, unos operarios mal pagados y disfrazados con jorobas, y se podrá ver un avance de la cabalgata irreal con dos pajes del Instituto Nóos.

    Tomen una ración de gachas en la zona picnic, un espacio ideal para el descanso, y feliciten las fiestas a los inmigrantes que saltan la afiladísima valla de Melilla. Unos a otros pónganse monigotes de los Santos Inocentes en las espaldas… Canten El tamborilero con panderetas y zambombas, y que siga el jolgorio con las doce uvas de la mala suerte y unas gaseosas para brindar. ¡Bienvenidos a la felicidad navideña de pega y muchas felicidades!                 

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook