Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 23
    Agosto
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Banco malísimo

    Dirijo un banco malo, malísimo, con la altruista intención de contribuir a la salida de la actual época de austeridad económica. Me siento en el despacho de esta institución financiera, poniéndome una careta antigás, y transfiero los activos tóxicos de las entidades bancarias al organismo público pertinente que se encarga de liquidar los pagos y a la ciudadanía.

    Quiere esto decir que el Estado pone en la cesta de la compra créditos poco rentables y que el contribuyente paga parte de las facturas. Unos activos que al venderse causarían pérdidas... Así son las normas legales. La ley del revólver económico, señoras y caballeros, para arreglar la pésima gestión bancaria que hemos venido disfrutando.

    A la población se le extrae la sangre para nutrir siempre, siempre, a las sanguijuelas de alto nivel. Gusanos de agua amarga con boca chupadora que se aprovechan de la clase tonta para obtener sus bienes poco a poco. Y ahí estoy yo protegiendo a la pobre banca. Pretendiendo reactivar la situación financiera.

    La toxicidad de los bancos debe erradicarse con el fin de que dispongan de liquidez e inviertan en nuevos créditos dirigidos sólo a personajes muy solventes, empresarios, sobre todo, que opten por estimular su tienda y su trastienda para que pueda descender el desempleo -o aumentar más aún el paro- con el empujoncito de una reforma laboral dispuesta a crear trabajo, y no mucho, sin derechos laborales ni sociales en el nombre del Padre y de la Constitución.  

    Sólamente el talante innovador, la formación y la investigación componen los pilares que pueden fortalecer y ampliar la industria con la idea de acercarnos a un nuevo y vital modelo productivo. En suma, los ciudadanos pagan los errores, los caprichos o la ambición desmesurada de otros y se reafirma el criterio de unas reglas dictatoriales. Pues sí. Lo dice el dire de un banco malo, malísimo, cuya misión es la limpieza de la toxicidad bancaria con máscara antigás.  

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook