Blog 
MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA
RSS - Blog de Marc Llorente

El autor

Blog MICROMONÓLOGOS DE CADA DÍA  - Marc Llorente

Marc Llorente

Probablemente me conocerán a través de la crítica de espectáculos de INFORMACIÓN. Pero uno también le da al periodismo de opinión y a otros géneros.

Sobre este blog de Cultura

La actualidad social y política, la cultura y la creatividad literaria componen un "ménage à trois" perfecto. El realismo, el surrealismo, el absurdo lógico, la acidez o la ternura pueden darse la mano con unas rápidas pinceladas que expondremos para ustedes.


Archivo

  • 13
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Acoso a la población

    Me acosan constantemente. Estoy en casa y gritan mi nombre en la calle. Salgo y me acosan. Me acusan y me señalan con el dedo acosador. Voy al despacho y la gente me espera para seguir acosándome. Tomo un café en el bar de la esquina y pasa lo mismo. Me acosan constantemente.

    Tendré que cambiar de vivienda. Irme con el maletín y la música a otra parte. Podría hacer uso de algún disfraz, modificar mi rostro de alguna forma… No sé. No puedo seguir así. Me persiguen y no me dejan ni un segundo de tranquilidad. Dicen que soy uno de los responsables de sus desgracias. Que yo y otros colegas tenemos la culpa por tomar ciertas medidas y por no tomar otras que sean mejores.

    No sé si agarrar la maleta y correr o si hemos de implantar distintas normas. Pues no. Ninguna de esas cosas. No me da la gana. No nos da la gana. ¡Que se jodan! Pondremos guardias en las puertas. Más policías por todos los lugares para protegernos del griterío y del avasallamiento. Las presiones en general son completamente inútiles y no van a conseguir alterar el rumbo. Al revés. Son un acicate para seguir en la misma onda.

    Ladran, luego cabalgamos. Seguiremos domesticándoles en la buena dirección y continuarán pasando por el aro estrecho… Ya se cansarán los revoltosos y caerán rendidos a nuestros pies. Nos pedirán perdón y nos agradecerán un día u otro que les hayamos conducido por la única senda posible. Cortémosles el aire si hace falta para que sean simples y humildes perrillos falderos. ¡Que se jodan!

    Pues sí. ¡Sí! Estoy harto, muy harto, de que me acosen constantemente. ¡Muy harto! Nosotros somos los únicos que podemos y debemos intimidar. Ejercer el acoso a la población con nuestras medidas políticas y con las corrupciones que saltan a la prensa continuamente.               

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook