Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 26
    Septiembre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Yo no dimito. Tu dimites.

     - "¡Nena! ¿Estás despiertaaaaaaaaaaaa?" - Ahora... sí, abuela zzzzzzzzzzzzzzzzz... - "Ya no voy a ronronear más porque, parece ser que a Isa no le ha sentado bien que dijeran eso de ella" - ¿Quién es... Isa?... zzzzzzzzzzzzzzzzzzz - "La inglesa que toma el te a las cinco" - ¿Por zzzzzzzz... qué? - "Porque es la Reina y hace lo que le da la real gana... ¿Duermes?" - No...zzzzzzzzz - "¡Prepara café que voy a tu casa!"

    Noté que estaba siendo zarandeada. Abrí los ojos legañosos y a unos centímetros de mi cara estaba la de la abuela y la de Pascualita. Volví a cerrarlos para escapar de la pesadilla. Pero cuando sentí como se deslizaba, pecho abajo, el frío de la muerte, me puse de pie en la alfombra de un salto - "Ya te dije que funcionaría jajajajajajaja" - La sirena se estrelló contra el suelo y enfadada (¡que poca correa tiene este bicho!) reptó hasta mi y me arreó un mordisco con saña en el dedo gordo del pie. Han pasado las horas y aún no puedo ponerme la zapatilla. ¡Qué dolor, qué hinchazón, qué risas se echó la abuela, qué asco les tengo a las dos!

    Me dijo que tenía insomnio. - "No paro de dar vueltas en la cama así que me he dicho que dónde iba a estar mejor que aquí" - En tu casa. - "¿Para hablar de tonterías con Andresito o con Geoooorge? Otro que tal baila. Se duerme por los rincones" - Abuela, aún no ha amanecido... - "No me vale esa excusa. Es un mayordomo inglés y tiene que estar a mis órdenes" - Incluso los mayordomos ingleses necesitan descansar... - "Menos mal que no te oye... Está en el rolls royce. Asómate al balcón y oirás sus ronquidos"

    Mientras se tomaba el tercer café yo me desparramaba sobre la mesa de la cocina a pesar de tener el pie en remojo para aliviar el dolor - "¿Has visto que guapa está Pascualita?" - Estoy dormida, no borracha. - "Que sosa eres, mujer. Y rencorosa... La pobre se ha dado un buen castañazo..." - Pues que te muerda a ti. Yo no la he despertado. - "¡Era una broma! ¿Cómo vas a encontrar novio, alma de cántaro? Tienes que saber encajarlas... ¡Ay, Pascualita. Que cruz tengo con mi nieta!"

    Me dormí como un ceporro arrullada por la cháchara de la abuela - "¡¡¡Ha dimitidoooooooo. Ha dimitidooooooooooooooo!!!" - Desperté asustada, con el corazón latiendo a mil por hora - ¡Tengo un infarto. Socorroooooooooooo! - "¡Calla, boba! ¿A ver si va a ser más importante tu infarto que la dimisión de Madò Trepitja?" - ¿Quién? (el pulso seguía acelerado y yo temía por mi vida) - "¡Madò Sa Moma!" - Abuela, a una moribunda no se le puede hablar en clave... - "¡La del pelucón, coñe! La consellera de Educación" - Pascualita, sentada sobre el azucarero, me dedicó una siniestra sonrisa mientras con sus deditos hacía la señal de OK. - ¡Dice que sí, este monstruo. Que me muero! - " Escúchame. Se está poniendo de moda dimitir... o que te hagan dimitir. Vamos prosperando"

    Poco a poco fui acompasando la respiración - ¿Hablabas de los Pinochos?... ¿Ha dimitido nuestro Pinocho mayor? - "Eres lenta de entendederas... ¡Toma, un chinchón, a ver si espabilas" - Iba a protestar porque no eran horas para eso cuando a nuestra espalda sonó - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaa! ¡Venga ese chinchón! - Acto seguido, Pascualita salió flechada hacia el cubo de fregar de los chinos, gracias a un revés mío.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook