Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 12
    Octubre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    VIERNES, 12 DE OCTUBRE DE 2012

    - ¡Menudo chaparrón me ha caído encima! Era como si se hubieran abierto los cielos. -  ¿Ha aprovechado para ducharse? Buena falta le hace. - Cada día es más deslenguada esta nieta tuya ¡Para que lo sepas, me duché la última semana de septiembre! Si todos hicieran como yo no habría restricciones de agua. - Aún tendremos que estarle agradecidas...

    - "Esta mañana no has dado el grito de todos los días? ¿Eso quiere decir que has dejado de lado la idea de entrar a robar los cepillos de las iglesias?" - ¡Que va! Es algo que siempre tengo presente  y si algún día voy justa de presupuesto, lo pongo en práctica. Lo que pasa es que, debido al remojón siento un poco de carraspera y no quiero forzar las cuerdas vocales - Fuércelas, mujer y denos una alegría.

    - Este cacharro está lleno de agua.. lo vaciaré y podréis ponerlo bajo la gotera si vuelve a llover - Y sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, cogió la pecera (en la que, afortunadamente, Pascualita no estaba) y tiró el agua a la calle luego se lo llevó a la cocina

    - Abuela, un día la mataré o ella acabará con mis nervios - ¿A qué viene tener una pecera vacía en el centro del aparador? Sois rara hasta decir basta ... Bueno, me voy a ver si saco unos euros a la salida de  misa de la Catedral. Hoy es fiesta y van las autoridades... Pero a la hora de comer estaré aquí como un clavo.

    A la hora de prepara la comida la Abuela cogió a Pascualita del "acuario" y la metió en la pecera y se la llevó a la cocina. La oí hablar con la sirena un buen rato hasta que, de repente, un grito desgarrador me sacó de mi somnolencia. Corrí a la cocina y me encontré a Pascualita flotando en el agua, lacia y con un color más feo que de costumbre - "¡Se ha muerto! ¡Se ha muerto!" - La saqué del agua y le hice el boca a boca sin pensar en ls consecuencias que tendría para mi boca un buen mordisco del bicho - "Ay, Dios mío, sálvala, por favor" - clamaba la abuela. Poco a poco Pascualita fue volviendo en sí. La abuela la acunó durante un rato,  más contenta que unas castañuelas. Una intuición me llevó a probar el agua de la pecera.

    Mientras tomábamos el café después de comer y la Cotilla nos contaba lo poco que le había cundido el viaje hasta la Catedral, dejé caer una pregunta que no venía a cuento. - Después de vaciar la pecera ¿volvió a llenarla con agua del grifo? - ¡Claro! . Ya que no tiene pez, por lo menos que tenga agua - Instintivamente, la abuela arrebató la botella de chinchón de la mesa diciendo - Pues lo que es hoy ¡tú no bebes!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook