Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 31
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Te llevas una santa.

     Hemos llegado a un entente cordiale la Cotilla y yo. Cada día, una de nosotras, acompañará a la abuela a probar el menú de la boda en los distintos hoteles y restaurantes que ha apalabrado. Nos estamos poniendo las botas.¡Que rico está todo y que bien presentado, por Dios!... Al final no sé por cual se decidirá... pero que nos quiten lo bailao jejejejeje.

    Andresito no aparece por casa. Se ha desentendido de los preparativos de la boda y solo se ve con la abuela en El Funeral. Allí ella le cuenta (a él y a todo el que quiera escucharlo) cómo han ido las catas de la cena nupcial y él se pone de los nervios. - ¿Pero cómo eres capaz de ir con esa lapa que tienes por amiga a esos sitios tan exclusivos? ¿No te da vergüenza? - "¡Es mi amiga!" - Por lo menos dile que no se lleve las sobras en una fiambrera de aluminio que, sabe Dios, de dónde la habrá sacado. - "Es la que había en su casa, de niña, para que su padre se llevara la comida al taller" - Me estás dejando en ridículo delante de la gente. - "Pero si la fiambrera está bien... Solo tiene un par de abolladuras... ¡Ay, no seas tiquismiquis!Ya sabes que tiene una paga muy cortita y no llega a fin de mes" - ¡Lo que tiene es la cara de cemento armado!

    Conchi, que es una romántica empedernida, cuando los ve así se acerca a ellos y les hace una foto con el móvil - ¡Me encantan las peleas de enamorados! Cuidadito con las reconciliaciones que las consecuencias suelen salir nueve meses después jajajajajajajaja - A la abuela le gusta que le digan esas cosas - "¡Ay, Conchi, que imaginación tienes, hija!" - El amor todo lo puede... Anda, Andresito, dale un beso a tu enamorada... venga, no te hagas de rogar... Mira que carita pone... ¡¡¡Dale un beso ya, coñe, que eres más seco que la mojama!!!

    El pobre hombre se siente atacado por todos lados. Cuando se refugia en su casa es peor porque su madre no para de preguntar, aconsejar, opinar... Tampoco en su hijo encuentra consuelo - Papá, no seas exagerado. Tu novia tiene mucho aguante ¿dónde se ha visto que el novio no comparta las cosas de la boda con la novia? Si hay que probar la cena, se prueba... Te llevas una santa.

    Ha llegado a la conclusión que soy quien mejor le entiende, quizá porque estoy al cabo de la calle de uno de sus secretos mejor guardados. Pero me llama por el interfono y no se atreve a subir - Es que no sé si tu abuelito estará de humor. - No te preocupes por él. Normalmente es muy pacífico... Seguramente lo hizo llevado por los celos pero ya se le habrá pasado. Anda, sube. - No... no me atrevo. - Sube y nos tomaremos un chinchón on the rocs. - ¿Está... está la Cotilla? - No, hoy le toca a ella salir con la abuela... Y súbete unos palos de crema, por favor... - Creo conveniente que, ya que va a ser mi abuelito, vaya aprendiendo mis gustos.

    Pascualita estaba holgazaneando junto a Pepe y cuando ha sonado el timbre, la he tirado a la pila bautismal. No le ha gustado nada y ha mostrado su rabia, saltando fuera del agua y dejándose caer con fuerza, mojando todo el suelo. El chapoteo ha puesto aún más nerviosos a Andresito y solo le ha dado tiempo de beberse el chinchón de un trago antes de salir por pies de mi casa. Ahora, la sirena y yo, nos estamos comiendo los pasteles y aunque son muchos para mí, no pienso dejar ni una miga con tal de que no se los coman la abuela y la Cotilla

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook