Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 16
    Abril
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Sin patio.

     Mi finca se ha integrado en la Semana de Pasión. Se da uno cuenta al ponerse frente al portal y ver, entrar o salir, a los vecinos llenos de cardenales, arañazos, mordiscos, aparatosos hinchazones varios y mechones de pelo arrancados después del terrorífico ataque que sufrieron por parte de Pascualita.  Incluso la abuela y la Cotilla recibieron porque, al estar el terrado oscuro y ella presa de loco frenesí, no distinguió a amigos de enemigos. La única que salió ilesa fui yo y cuando me ven me llaman cobarde por haber salido huyendo.

    Una vez que fueron visitados por un médico, los vecinos pusieron una denuncia contra todas las personas del barrio que tienen gato, y eso que el médico dijo que no había sido un minino.  ¿Entonces, qué ha sido, el Hombre de la Luna? - le preguntaron, furiosos - Solo sé que un gato no ha sido - ¿A qué tienes uno en casa? - Pues sí... (contestó atemorizado y cambió de conversación)

    La abuela ha tenido que quedarse en casa mientras se le va las hinchazones para que a Andresito no le de repelús y la Cotilla no ha querido ser menos. - ¿Por qué tengo que aguantaros? - "Porque es ley de vida y porque no te queda otra si  quieres heredar la Torre del Paseo Marítimo"- Vale, eso lo entiendo pero ¿qué heredaré de la Cotilla? - Te dejaré los cepillos de las iglesias donde "limpio"  (dijo, quejumbrosa la vecina) para que los limpies tu cuando yo ya no esté.

    Antes de comer la sopa de sobre y la fabada asturiana de bote que había preparado, la vecina me mandó a su casa a por los cabos de vela que tenía en la cocina y la foto de Luis Bárcenas de su mesita de noche. - Voy a montarle un altar en desagravio a mi Maestro. - En MI casa, no. - ¡Están cometiendo una injusticia con él. Se están ensañando! ¡Lo han castigado sin patio! -  "¡Ay, Cotilla, no me hagas reír que se me abre el labio, jodía!jajajajajajaja" - ¡Eso sería cuando iba al colegio! jajajajajajaja - "¿También se ha quedado sin bocadillo de choped?" - Si pudieseis comprender lo grande que es mi Maestro, el arte que tiene... - "¡Birlando! jajajajajaja" - ... haciendo trabajos finos ¡9.000.000 millones de euros ganó el solito! Vivimos en un país de envidiosos sino ¿cómo pueden castigar a un hombre así con 140 días sin salir al patio? - Mientras hacía aspavientos y se le escapaban unas lágrimas, rodeó la foto de Bárcenas con los cabos de velas y las encendió. - "Solo falta que le cantes una saeta jajajajajaja"

    Cuando nos calmamos un poco la abuela y yo, me di cuenta de que no me había echo caso y quise soplar las velas - ¡Quieta! Ten un poco de respeto por el Maestro. - ¡Cómo vuelva a provocar un incendio la tiro por el balcón! - "¿Crees que con ésta parafernalia saldrá antes al patio jijijijijiji?" - Será una ayuda, por lo menos. - "¿Y ha que ha venido el castigo?" - Por una tontería... insultó a la guardia civil. Ya ves. - La abuela tuvo que sentarse porque le dolía todo el cuerpo y la risa lo empeoraba - "¡Niña, saca el chinchón jajajajajajaja! - ¿Vamos a brindar por mi Maestro? (los ojillos de la vecina brillaron ilusionados)- "Cuando cante todo lo que tiene que cantar, es posible pero, de momento, lo haremos por la guardia civil" - ¡Pues yo no brindo! - "Pues no bebes" - Buenoooooo... pero no diré nada. - Antes de levantar las copas, mojé el dedo en la mía y me lo llevé al escote donde Pascualita, sorbió con ansia la gota de licor.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook