Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 25
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    ¿Se confirmará lo de Bedulio?

    ¿Se confirmará lo de Bedulio?

     

    Menuda movida se ha formado a cuenta de la frase que le dije a Bedulio: Hola, tío. - Le sentó como una patada en el estómago y fue a quejarse a la abuela.  Y a ella le faltó tiempo para llamarme y ponerme como hoja de perejil. - "Dice que lo has ofendido profundamente porque no lo has tratado como la autoridad que es" - Eso es una tontería. - "Dijo que a uno que le saludó así lo metió tres días en el calabozo" - Se lo dije familiarmente. - "Lo que me temía ¿No te dije que no le dijeras ni mu de la conversación que tuvimos" - No quería hacerlo pero, en cuanto lo vi, sentí la llamada de la sangre.

    Diez minutos después oí el concierto de pitos debajo de mi balcón. El rolls royce había venido a toda pastilla y encima, le hizo una maniobra de cierre al autobús que tuvo que frenar bruscamente para no chocar. Con el resultado de algún viajero que se quedó sin dientes y otros quejándose de esguinces cervicales. A pesar de la que habían armado, la abuela subió a casa con una idea fija: reñirme por lo de Bedulio. Geooorge sacó su flema británica y se quedó en el coche leyendo el Times ajeno al jaleo que lo rodeaba.

    La abuela cogió a Pascualita, la puso sobre el frutero y sin prestarme atención, se puso a hablar con ella. - "¡Que Cruz tenemos con ésta, amiga mía! No para de darme disgustos. Ahora está dispuesta a remover el poso de un antiguo recuerdo, sin pararse a pensar lo que una cosa así puede acarrear" - La sirena la miraba fijamente con sus ojos saltones. - "Que pena que no seas tu mi nieta" - Ahí di un respingo. - ¿Prefieres a este monstruo marino, que no es ni chicha ni limoná. Que ni siquiera sirve para hacerla en escabeche, antes que a mi? - "Con los ojos cerrados"

    Me dolió en lo más hondo. Luego reflexioné que tal vez la cosa no era tan grave, al fin y al cabo la sirena es una especie de dos en uno. Y quise salir de dudas. - ¿Qué parte de Pascualita te gustaría que fuera tu nieta: la de persona o la de pez? - La abuela me miró, asombrada. - "Estás batiendo records. ¡Aún puedes ser más tonta de lo que creía que eras!"

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaa! No me han pagado los realquilados... - "¿Te dieron dos meses por adelantado, no?" - Sí... pero tu nieta dijo que eran okupas. - "¡Habló el sabio Salomón!" - Iba a decir que le había echo una broma cuando llamaron a la puerta. Era Bedulio. - "Ahora íbamos a tomar un chinchón ¿quieres uno?" - Lo que quiero es saber si le ha puesto las peras a cuartos a "esta" (parecía ofendido) - "Le he recordado que eres la autoridad. No te preocupes, hijo" - ¡¿HIJO?! Lo has dicho, abuela. ¡Yo tenía razón! - Por toda respuesta me tiro la copa de chinchón a la cara... vacía.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook