Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 26
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Que mala es la envidia.

     La abuela ha vuelto de Madrid más enfadada que un mono ¡No ha salido en la televisión! Y eso que hizo todo lo posible por ponerse delante de las cámaras pero siempre hubo algo que la tapó: el armón de artillería con el féretro de Suárez; los caballos; la comitiva familiar; la banda de música; la comitiva de los políticos que se lo pasaban pipa; el coche fúnebre... Así que paró un taxi y se marchó, a toda pastilla, hacia Ávila diciéndole a chófer que era la abuela del ex Presidente y se pasó todo el camino sollozando y contando historias de cuando éste era pequeñito y ella lo acompañaba al colegio.

    A medio camino les paró la guardia civil de tráfico por exceso de velocidad y cuando el taxista les dijo quién era su pasajera, se cuadraron, cogieron las motos y fueron abriendo camino hasta llegar a la puerta de la Catedral. Una vez allí, el taxista no quiso cobrarle la carrera porque había sido uno de los que siempre votó al ex Presidente.

    Tampoco las cámaras la pillaron dentro del templo. No hubo suerte. A la salida vio de lejos al taxista rodeado de periodistas a los que informaba, ufano, de haberse jugado el tipo por traer a tiempo a la abuela de Suárez. Cuando vio como se encogía, avergonzado y rabioso, cuando le dijeron que qué abuela,  ésta buscó el primer callejón que encontró y puso tierra de por medio. Al llegar a Barajas, siempre mirando a su espalda por si aparecía el pobre hombre, cogió el primer avión que salía para Mallorca y no respiró a gusto hasta que estuvieron sobrevolando el Mediterráneo.

    Ahora no se atreve a coger un taxi por si los taxistas de Madrid han mandado una descripción de ella a toda España y la reconocen. Por eso lleva una peluca rubia platino, con bucles que le caen en cascada por la espalda, lentillas azul cielo que le dan aspecto de tener los ojos glaucos y dan repelús. Viste ropa floreada, sandalias de esparto y cazadora del ejército de tierra. Y pasa más frío que un tonto. Por eso se ha apuntado a clases de ball de bot. Ha ido una vez y tiene agujetas hasta en las cejas. No creo que le dure mucho esta repentina afición por el baile regional.

    Y para remate a la Cotilla le sientan ahora muy bien los jerseys ceñidos. - Abuela, la envidia es mala consejera jejejejeje - Por toda respuesta cogió a Pascualita y quiso tirármela a la cara pero la sirena, que no la conoció con semejante pinta, se revolvió contra ella y le mordió en los labios que le han quedado como los de Carmen de Mairena.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook