Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 01
    Noviembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Presentación

      Presentación

     
    Ayer ocurrió un acontecimiento extraordinario en la cocina de casa. Tenía hambre y decidí prepararme un bocata de sardinas, humm... Abrí la lata y allí estaban cuatro hermosas sardinas en aceite como cuatro soles. Las fui sacando con ayuda del tenedor y ninguna se resistió salvo la última. Se agitó, se arrastró sobre la mesa poniéndola perdida de aceite. Al ir a clavarle el tenedor para detenerla sacudió unos bracitos con las manos abiertas igual que una star diciendo ¡fotos, no! ¡Que impacto! ¿qué era aquello? ¿un feto? ¿un pescao mal matao? ¿un Indignado del 15M camuflado? Pues no. Calándome las gafas observé el fenómeno y la conclusión a la que llegué fue que era... ¡una sirena!. Más fea que un pecado, con una mata asquerosa de pequeñas algas en lugar de la cabellera que, se supone, tendría que lucir. Entonces caí en la cuenta de que nadie, nadie pero nadie, ha visto jamás una sirena, salvo servidora y puedo decir que la imaginación es libre porque el bicho que ahora guardo en una pecera, no tiene nada que ver con las leyendas. ¡Ah! y cuidado con la pequeña dentadura de tiburón que se gasta. Te arranca un dedo antes de decir amén. Ahora tengo que cambiar el agua cada dos por tres hasta que se vaya todo el aceite en el que estuvo conservada la tía. Por cierto, le he puesto un nombre: Pascualita... ¿qué por qué?... ¿por qué no?

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook