Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 11
    Febrero
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pepe, el hombre (o mujer) de las mil caras

     A las nueve de la mañana, como un clavo, Geoooooooooorge ha llegado a casa. Bajo el brazo llevaba el Diario, una barra de pan y una bolsa llena de paquetes de infusiones. Dijo algo que luego me tradujo por señas: que mi abuelito vendría en cuanto su mujer y su amiga se pusieran buenas. - ¡Vaya! Cuanto amor le tiene... a la vida. - Fuimos a la cocina, yo desayuné y él tomó un te... con un poco de chinchón. Insistí para que lo tomara.

    Mientras él lavaba las tazas en el fregadero, Pascualita saltó a la mesa y se hizo la dueña del tapón de la botella que me había olvidado de ponerlo en su sitio. Aquella situación era muy comprometida. Si Geoooooorge la veía me pediría explicaciones.. y encima en inglés. Así que la coloqué en el estante, al lado de Pepe pero tuve que dejarle el tapón porque me enseñó los dientes en una sonrisa diabólica.

    Al volverme vi que el inglés tenía la vista fija en la repisa. Un sudor frío mojó mi espalda. Geoooooooorge avanzó hacia mi y al llegar a mi lado alzó rápidamente el brazo en un gesto que intuí agresivo y me encogí. Entonces cogió a Pepe y con el semblante conmovido, exclamó - ¿Dady?

    Estábamos sentados frente a frente en la mesa de la cocina mientras él, con las lágrimas resbalando por su cara, impecablemente rasurada, me contaba como buenamente podía, que la cabeza jivarizada era de su padre. Me quedé helada. - ¡¡¡¿Tú padre se fue a Papúa Nueva Guinea?!!! - Yes. - ¡¡¡¿Hace mucho tiempo?!!! - Yes - (Me estaba quedando afónica porque, para hacerme entender, gritaba como si me estuvieran matando) - ¡¡¡¿Cómo sabes que es él?!!! - (Me pareció entender que porque era igual a la foto que su madre tenía en la mesilla de noche)

    Le había dado una campanilla a la abuela para que la tocara cuando quisiera algo. Sonó y corrimos al cuarto. Por el pasillo ya se oían sus gritos - ¿Qué os pasa? - "¡¡¡Llevo dos horas tocando la dichosa campana!!!" - Ya será menos... ¡Aaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyy! (¡Me la tiró a la cabeza, la jodía!) - "¡Tenemos hambre y nos toca la pastilla! ¿Dónde estabais metidos vosotros dos?" - Seguro que haciendo lo que no deben (remachó la Cotilla) ¿Has comprado ensaimadas? - "¿En serio hacíais lo que dice la Cotilla?... ¡Por fin voy a tener un bisnieto! aunque nunca hubiera pensado que sería medio inglés"

     Geooooooorge, que no entendía nada, fue a preparar las infusiones que trajo en dos bandejas junto con el Diario - "¿Lo has planchado?" (dijo en el idioma universal de los gestos) - Yes - ¿No me digas que te plancha el periódico? jajajajaja - "Claro, como en las películas" - Dice que Pepe es su padre. - ¿Ha bebido chinchón? - Un poco. - "Entonces será eso" - Ojeó las noticias y de repente gritó - "¡Zas! en toda la boca... A nuestro Pinocho le han anulado las subidas de sueldo que hizo a los de su camarilla y tendrán que devolver lo recibido ¡que seguro que ya está gastado! ¡Eso fue un agravio comparativo. Un ataque a la proclamada austeridad... para el resto de los mortales pero no para los elegidos! Esto me ha sentado mejor que una aspirina" - ¿Habrá que brindar, no? - No, Cotilla, que no... - "¡No te enrolles y trae las copas y la botella!" - Media hora después las amigas cantaban  Asturias patria querida, Geooooooorge lloraba a lágrima viva con Pepe en su mano y yo le lanzaba miradas ardientes para ver si, de una vez por todas, podía regalarle un bisnieto a mi abuela.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook