Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 13
    Julio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Pascualita toma el fresco.

     La abuela sigue yendo a la piscina. Dice que la motiva mucho hacer ejercicio y sobre todo, saber que si un día tiene algún percance, siempre habrá un tío bueno a mano, para hacerle el boca a boca. Yo temo que llegue ese momento porque pueden acusarla de pederasta.

    La que no lo lleva tan bien es la Cotilla - ¿Si no puedo ir a nadar cómo voy a aprender? - "Hay más piscinas. Por cierto, hoy me he despistado y me he metido en el vestuario de los hombres ¡Fíjate!" - ¿Te han echo algo? - "No les ha dado tiempo porque he salido en seguida. He visto muchos traseros..." - ¡Ay, Señor! - "arrugados." - Vaya.

    El calor de estos días tiene a la Cotilla desquiciada - Menos mal que cuando te cases comeremos con aire acondicionado. - "No sabía que los comedores sociales lo tuvieran" -  Hoy, cuando la vecina a venido a comer ha pasado una cosa inquietante. - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaa! ¡Que calor, que calor, que calor! Vengo asfixiada. Ni en las iglesias se está fresquito porque las abren para que entren los turistas a hacer gasto y entra el calor. Tendré que quejarme al Obispo porque se están cargando mi negocio. Los extranjeros no echan dinero en los cepillos, compran rosarios y estampas en los tenderetes que ponen los curas ¿Qué dinero saco de allí? ¡Nada! Todo para ellos- "Para eso se ponen los tenderetes" - ¡Pero yo necesito una ayuda porque con la birria de pensión que me da el Gobierno, no me llega ni para pipas. - Pues se lo gastará en vicio porque, mire que se ahorra euros con nosotras. - Ahora no estamos hablando de eso ¡Y déjame, que tengo que refrescarme! - Ni corta ni perezosa, se ha ido al comedor y ha metido la cabeza ¡en la pila bautismal!

    La abuela ha corrido a buscar el chinchón para el dolor y yo a buscar el guante de acero para arrancar a la sirena de las carnes de la Cotilla pero, no ha pasado nada. Ha sacado la cabeza chorreando y pidiendo una toalla. Mientras se secaba he inspeccionado la pila y allí no había nadie. La abuela y yo nos hemos quedado en blanco. - "¿Dónde está?" - me ha preguntado con un gesto. Por más que ha mirado, no la he encontrado. La ventana, abierta, me ha echo pensar si Pascualita habría saltado a la calle pero... ¡imposible! ¿Entonces?

    Nos hemos sentado a comer, sin hambre nosotras - ¿No estáis bien? Si no lo queréis ya me lo comeré yo y lo que sobre lo guardaré para esta noche... ¿Qué hay de postre?... ¿Tengo que ir yo a buscarlo? ¡Vaya modo de tratar a una invitada! - Desde la cocina, gritó - ¿Saco la sandía? - Y luego gritó más fuerte - ¡¡¡Aaaaaaaayyyyyyyyyyy!!! - ¡Pascualita! - gritamos la abuela y yo. Efectivamente. Allí estaba la sirena, agarrada con fuerza a la nariz de la vecina.

    Mientras la Cotilla dormía la mona, con la cara hinchadísima, la abuela y yo mimábamos a Pascualita. Por lo visto, esta mañana, con las prisas por irse a la piscina, la abuela no se dio cuenta de que, al meter la compra en la nevera, la metía también a ella. La pobre se ha constipado con tanto frío pero las gotas de chinchón que le suministra la abuela le están devolviendo su asqueroso color de ahogada. 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook