Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 16
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oído fino.

     ¡Está loca de atar! Quién me mandaría dejar que Pascualita indagara en el oído de la Cotilla. Ahora lo tiene tan fino que a las tres de la madrugada ha entrado en mi casa, en mi cuarto y me ha arreado dos sopapos que me han hecho saltar hasta la lámpara. ¡Que despertar más brusco! - ¡Deja ya de roncar que no puedo dormir!

    Cuando me di cuenta de lo que estaba pasando pensé que la vecina era sonámbula y procuré no despertarla, aunque el cuerpo me pedía guerra. - Nunca he visto roncar de ese modo ¡Ruges como un león de la sabana! - ¿Está despierta? - ¿Y cómo quieres que esté si el edificio entero retumba cuando roncas? - ¿Seguro que no está dormida? ¡¡¡Pues que sea la última vez que me despierta!!! - ¡¡¡Pues no ronques!!! - ¡¡¡No ronco!!! - ¿Cómo que no? - ¡¡¡¿Y si ronco, qué? En mi casa hago lo que me da la gana!!! - ¡¡¡No  mientras yo viva aquí!!!

    Pronto se oyeron los golpes que daba el vecino de arriba, los portazos de los demás y el timbre de la puerta sonó largo y estridente. ¡En el edificio no dormía nadie! - ¡¡¡Maldita sea, Cotilla, ojalá la echen de aquí con cajas destempladas!!! - ¿Ahora tengo yo la culpa?

     Alguien aporreaba la puerta y en la escalera se oían gritos - ¡Policía local! ¡¡¡Abran o echaremos la puerta abajo!!! - En un arranque de rabia, abrí de golpe y me encontré, cara a cara, con el Municipal rodeado de todos los vecinos - ¡¡¡El que me rompa la puerta, la paga!!! -¡A mi no me hables en ese tono que soy la autoridad! - ¡¡¡Rompela y verás como la pagas, Bedulio!!! - Como  siempre que oían su nombre por primera vez, se oyeron risitas, cosa que enfureció más al municipal - ¡¿A qué le doy una patada?! - ¡¿A qué llamo a mi abuelito?! - Esto rebajó la tensión. - Venga, circulen y váyanse a dormir. Asunto zanjado.

    Los tres nos tomamos unos chinchones para calmar los nervios. Bedulio quiso saber a qué venía tanto alboroto. Cuando se lo conté no daba crédito. - ¿Una cucharacha en el oído? ¿y no se enteraba? ¡Esto es para mear y no echar gota! - Eso es lo que dice ésta. Lo que pasa es que yo siempre he tenido buen oído y la envidia se la come... ¿A ver, dónde está el bicho? Yo no lo he visto. - Es que Pasc... estooooo, vamos, que se la comió... - ¿Estaba Pascual? ¿Sabe tu abuelo que su mujer se ve con él a escondidas en tu casa? - Los ojos del Municipal se abrieron como platos - ¿Tu abuela tiene un romance con un tal Pascual? - No, no... - ¡Anda que no! Pero si ya se veían antes de casarse con Andresito. - ¿Has dicho que ese tal Pascual se comió la cucaracha? - Frita en mantequilla (dije con guasa, pero no lo entendieron así aquellos dos) - Se me está revolviendo el estómago (dijo Bedulio con cara de asco) - A falta de pan, buenas son tortas (la Cotilla siempre ve el lado positivo, sobre todo si se trata de comer) Debe ser un sibarita... - O un asqueroso. - Seguro que ella le paga los caprichos a su amante... - Cotillaaaaa. - Ahora tiene dinerito fresco... - Claro, se casó con un ricachón. - Lo guarda en cajas de cola cao...como está de moda - ¡¡¡Cotillaaaaaaaa!!! - ¡No, mujer, jajajajaja  (Al Municipal le hacían gracias las cábalas de la vecina)  eso fue otra, que enterró las latas en el jardín de su casa, entre las coles. - Andresito es más fino y las tiene en la despensa. - ¡Hale, se acabó el cotilleo! Cada mochuelo a su olivo (había que cortar aquello antes de que Bedulio se lo tomara en serio. Al irse me dijo en voz baja - No le des más chinchón a la vecina que ya ha dicho bastantes tonterías por ésta noche jejejejejeje ¡Y lo cuenta como si fuera verdad! jejejejeje Hay que ver tu abuela. ¡Que mujer! A sus años y con amante. Y más joven que ella, seguro jejejejeje... Si mi señora no me atase tan corto, hasta yo caería en sus redes jejejejeje - ¡¡¡Bedulio!!!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook