Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 18
    Abril
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    NO comer Nocilla, engorda.

     Últimamente la abuela parece nadar en la abundancia. Tiene una hucha-cerdito sobre la cómoda de su cuarto que, normalmente, está canina y el otro día, por curiosidad, la levanté y pesaba.
    Eso me dio que pensar porque yo sigo dándole el mismo dinero de siempre, las cosas se han encarecido y ella no se queja... Aquí hay gato encerrado.

    - Abuela, voy al súper ¿necesitas algo? - "No. Tenemos todo lo que necesitamos. Lo único que no tenemos es una hipoteca. Menos mal porque, ahora mismo tendríamos en las manos una orden de desahucio o estaríamos ya en la calle" - En el supermercado no venden hipotecas... ¿le has dado un tiento al chinchón? - "Por cierto, ya que lo mencionas. No compres más botellas, ya las compraré yo porque sé de un sitio que las tienen más baratas" - Ah... ¿y dónde está? - "¿Quién?" - Ese sitio que dices. - "No sabes la suerte que tenemos porque, sin haberle votado al PP, al no tener hipoteca podemos comer todos los días" - ¡Voy a llamar a Médico! ¡Pascualita, la abuela se ha vuelto majareta! - "¡Majareta lo será tu padre!... Imagínate que les hubiésemos votado y encima tuviéramos una hipoteca... ¡No podríamos comer!"

    Cuando le comenté al Médico lo de la abuela, le noté preocupado. - Es el síndrome Cospedal. Dice tantas tonterías al cabo de la semana que a veces cuesta trabajo digerirlas. La receta es que en cuanto salga por la televisión o en la radio, las apague y en los periódicos ni mirar las noticias que hablen de ella. Tenemos muchos casos así. Es una epidemia.

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaaaaa! ¡Mira lo que te traigo!... ¡Huy, está aquí la tonta de tu nieta! No lo sabía jejejejejeje - "Ya me lo darás luego" - ¿Y ese misterio? - Misterio, dice. ¡Que cruz tienes con ella! El misterio es que aún no se haya echado un novio. ¿A quién habrá salido? - A mi abuelito... por cierto, estoy mal de la vista o es que se está poniendo usted como un tonel. - ¿Que estoy engordando? ¡No sé de qué! con la miseria de paga que tengo...

    Antes de comer, las dos amigas se encerraron en la cocina a cuchichear y yo pegué la oreja. Estaban trapicheando con la comida. Abrí la puerta de golpe y casi provoco dos infartos. La Cotilla estaba sacando de entre sus faldas, comida de supermercado cogida en los contenedores y se la vendía a la abuela a bajo precio, total, todo eran ganancias. - Ahora me explico que haya tanta nocilla para  merendar, cuando antes comprabas un sucedáneo ¡Y que usted engorde como un ceporro! (le grité a la Cotilla) ¡Está caducada! Como todo lo demás. - "¿No oíste al ministro? él se come los yougures caducados y no le pasa nada" -¿Si no le pasa nada porque dice tonterías?...- ¡Y no como nocilla! Lo que pasa es que estoy de buen ver. - ¿Y el chinchón, también es del contenedor? Eso no caduca. ¡Abuela, acabaremos en la cárcel!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook