Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 15
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Negocio a la vista?

    "¡Hija de mi vida,lo has conseguido!" - Así ha entrado la abuela después de pasar la tarde en el Funeral.- "¡Por fin has ligado y no a un cualquiera sino al médico! ¿Te imaginas? con alguien así en la familia se habrán acabado nuestras penurias" - ¿Has bebido? porque no tengo conocimiento de haber conquistado a nadie. Ni siquiera he salido de casa - "¡Mírala, Pascualita. Mira a la mosquita muerta haciéndose la humilde. ¡Presume, hija, presume que te lo has ganado! Saca el chinchón que hay que celebrarlo".- Pascualita dió un salto mortal hacia atrás al oír la palabra mágica. La estamos convirtiendo en una alcohólica... y nosotras también.
    Ya más tranquila, la abuela ha contado lo que Andresito le ha dicho: que su hijo bebe los vientos por mí - ¿Desde cuándo? - "Desde que le arreaste la torta el día de la cena. Por lo visto el tío es masoquista y se gasta un dineral en ir a esos sitios donde, mediante pago, te calientan a base de bien" - ¿Qué me dices? - "Lo que oyes. Dice que nadie le ha dado un sopapo tan bien dado como el que le diste tú que apunto estuvo de saltarle los dientes" - Esa era mi intención - "¡Ay, hija, que alegría ver que sirves para algo" - ¡Abuela! - "He pensado que podríamos poner un negocio de estos y nos haríamos de oro. Entre tus tortazos y los mordiscos de Pascualita tendríamos el futuro resuelto. ¿Qué te parece?" -
    De entrada he dicho que no. No me parece un oficio digno de una señorita pero ahora me lo estoy pensando. Trabajaríamos en familia: la abuela cobrando, Pascualita mordiendo y yo arreando. Y así como está el País, donde cada día hay mil motivos para enfadarse, no me iba a faltar alicientes para hacer pagar los platos rotos sobre las espaldas de los clientes...
    La Cotilla del 4º ha bajado corriendo al oir los aspavientos de la abuela - ¿Qué pasa, qué pasa? ¿Qué te ha hecho tu nieta ésta vez? - "Hum... hemos discutido por ..."(la abuela no encontraba ninguna excusa)- ¡Por la dichos bañera rosa (dije yo) Ya estoy harta de verla por aquí y el día menos pensado la tiro a la calle! - No se hable más. Me la llevo a mi casa, para Ataulfo. Lo agradecerá porque su pecera es muy pequeña - "¡Deja eso en su sitio!" - No te obceques, mujer. Solo es un trasto. - "¡Qué lo dejes te digo!" - Aquello estaba tomando mal caríz - Si no me cuesta nada llevármela. Mira, te dejo el barco hundido como recuer... ¡Aaaaaaaayyyyyyy! - No me dió tiempo a llegar. La Cotilla, al mover el barco, despertó a la sirena que siempre ha hecho gala de un humor de perros cuando le fastidian la siesta. Furiosa, clavó sus dientes envenenados en la mano de la metementodo - ¡Pero ¿qué tenéis ahí?! - Agua. Solo agua. Te habrá dado un calambrazo... - La mujer se miró la mano ensangrentada donde se veían claramente, las huellas de los dientes puntiagudos de Pascualita - ¡Esto no lo hace la electricidad! - Después de una cura, unas copitas de chinchón y la invitación a comer que le hizo la abuela, la Cotilla se aplacó. Aprovechando la confusión fui a meter a Pascualita en la pecera de mi cuarto pero antes, con ella en la mano, tuve que abrir la puerta al Parado que venía a comer - Pasa, hijo. Héramos pocos y parió la abuela. A este paso tendré que pensar muy seriamente en montar el negocio - ¿Un negocio? ¿Necesitarás ayuda? - Hum... quizás alguien con quién entrenarme - Sentí como Pascualita mordisqueaba suavemente mi mano. ¿Estaba de acuerdo conmigo?.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook