Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 27
    Junio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Necesitamos un Carlomagno

     - "Hace años vi una película llamada "El mundo está, loco, loco, loco" y recuerdo que a penas podía oir los diálogos a causa de mis carcajadas. Esta noche tengo que dar una charla en el Funeral..." - ¿Y eso? - "Hemos decidido que, cada día, uno de nosotros hablará de un tema distinto y a poder ser, de actualidad. Hoy me toca a mí" - ¿Y hablarás sobre esa película que es más vieja que San Antón? - "No , pero me dará pie para comenzar mi exposición" - ¡Jesús, que frase! - "Debo cuidar mi léxico porque Andresito me ha comentado que suelto muchos tacos cuando hablo... ¿tú que dices?" - ¿De qué? - "¡Vatualmón, tía! ¿Escúchame cuando te hablo, leches!" - ¡Ah, lo de los tacos... pues no me he dado cuenta - "Supongo que tengo un novio un poco finolis" - Será eso.

    A media mañana ha venido Blas. - "¿Quiéres más croquetas?" - No, he venido para charlar un rato como hacíamos antes - Me fijé como, disimuladamente, Blas ponía un dinero detrás de la maceta del taquillón de la entrada. Se había convertido en una costumbre de la que nadie hablaba.

    Nos estábamos tomando un café en la cocina, con Pascualita enterándose de todo desde lo alto del bote de cola cao, cuando un torbellino escandaloso acabó con nuestra tranquilidad - ¡Cuántas veces tengo que decir que no quiero que os quedéis a solas con MI Blas! - "¡Jopé, que susto!" - ¡Que no soy SU Blas, Cotilla! - ¡Déjala, que de ilusión también se vive! - ¡Mira tu nieta! no se puede ser más tonta. ¡Tú no tienes ni ilusiones ni biznieto para tu abuela! - ¡Abrid la ventana que va a salir volando! - ¡Eso, para que caiga sobre el Municipal y nos enchirone!

    Después de comer, recuperada ya la calma, nos tomamos una copitas de chinchón mientras retomábamos la conversación de esta mañana: - "Esta noche tengo que lucir como un farol..."  - Sí, me contabas algo de una antigua película... - "Entonces me reí mucho y ahora que el Mundo está más loco aún, no tengo ganas de risas... ¿será a consecuencia de haber madurado?" - ¿Quieres decir que eres bastantes años más vieja? - "¡Sí, Cotilla, pero no hace falta ser tan explícita!... En definitiva ¿hemos perdido el sentido del humor?..." - A la par que los dientes, jejejeje... - ¡Cotilla!

    Antes de las doce ya estaba en casa - ¿No ha ido bien la conferencia? - "Mejor de lo que pensaba... Ahora sabemos por qué no nos reímos: Tendremos que pagar los medicamentos que nos ayudan a vivir, a otros sus bancos les han robado los ahorros que habían puesto en bonos preferentes aconsejados por los mismos bancos; subirá el iva, la luz, el transporte ya lo ha hecho. Algunos tienen a sus hijos en el paro y deben ayudarles con sus pensiones que cada vez son más exíguas... El mundo se ha vuelto loco y nadie parece controlarlo. Creemos que solo nos puede salvar el fútbol porque estamos perdidos en un inmenso desierto y delante de nosotros hay un oasis en el que brilla el agua... pero solo es un espejismo. Si gana España el efecto óptico durará un poco más pero el final será el mismo. Terminará la ilusión y la fea cara de la realidad nos asustará a todos" - Abuela, necesitas un chinchón - "Sí, tráelo y haremos un conjuro. Necesitamos un Carlomagno que nos una y nos creamos de una vez, que todos somos Europa... ¡Jopé! (dijo pegando un puñetazo en la mesa) Pero si nos cuesta horrores creernos baleares, aquí cada uno es de su pueblo ¡i prou!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook