Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 03
    Mayo
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Ministra de Sanidad.

     La abuela ha echo acopio de medicinas. - ¿Ya estamos otra vez? Tienes el botiquín lleno. - "Es para que no me falten en el viaje de bodas" - ¿Y ésto qué es? - "Nada... pastillas contra el catarro..." - No sabía que la viagra también servía para eso. - "¿Esto es viagra?" - No te hagas la tonta que lo has comprado tú... ¡No te fías de Andresito! jajajajajaja .- "No le veo la gracia... Y estas pastillas... se habrá equivocado la farmacéutica porque le he pedido pastillas Juanola" - ¡Reconoce que temes un gatillazo... o varios! - "Déjame en paz. ¿Dónde se ha visto que una abuela y una nieta hablen de cosas tan íntimas?" - No creo que ésta sea más íntima que matar al marido y me lo has contado... ¿A ver cuántas pastillitas azules entran? - "¡Dame esa caja!" - Me dio tal tirón que la caja salió por los aires y cayó dentro de la pecera. - ¡Oh, no! - Metí la mano en el agua y recibí un mordisco de Pascualita que me hizo ver las estrellas con todos sus satélites - Aaaaaaaaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyyyyyyyyy... ¡Abuela, quit... ay, ay, ay quítasela. - Pero no hubo manera. La, hasta hacía un momento, tranquila sirena se había convertido en un tiburón blanco en miniatura que atacaba a quien quisiera invadir su hábitat, abuela incluida. Lo que caía en su territorio, era suyo.

    Una vez convertida en dueña y señora de su terreno, Pascualita inspeccionó el "tesoro" por el que habían luchado las dos pánfilas que la miraban a través del cristal de la pecera - ¡Que feas eran las jodías! - Con la llegada de la Cotilla desviaron a ella su atención.

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaaa! ¡Ya sé de qué voy a trabajar! Ahora vengo de afiliarme al PP ... - "¿Estás borracha?" - En cuanto tenga el carnet pediré "lo mío" - "¿Qué es lo tuyo?" - Un puesto de trabajo bien remunerado y en el que no tengas que matarte... Vamos, que sean los otros lo que mueran. - "¿Quieres trabajar en Pompas fúnebres" - No. Me pido el puesto de Ministra de Sanidad. - "Es un sitio de mucha responsabilidad" - ¡Que te crees tu eso! antes de afiliarme he ido a enterarme... Todos los meses cobras, trabajes o no. Y cobras dietas aunque vivas en la Capital, y sobre sueldo por ésto o aquello. Si no quieres ir a reuniones latosas en Europa, pues no vas y Santas Pascuas. ¿Qué se te mueren pacientes por falta de atención médica porque no tenían cartilla de la Seguridad Social? ¡Ah, se siente!...Solo hay que poner cara de palo, decir que no es verdad durante uno o dos días y ya está. ¿Qué insisten? Dices: A mi que me registren. - "Tiene pinta de ser un chollo" - ¡Lo es! pero yo lo he pedido primero.

    No daba crédito a lo que oía, además estaba pendiente de Pascualita por lo que le pudiera pasar cuando comiera una de aquellas pastillas... ¡como estaba haciendo ahora! Mi mano parecía una ubre de vaca hinchada y el dolor era insoportable y aún así, intenté coger la caja pero la sirena estaba muy agresiva ¡Y más que se puso cuando la viagra le hizo efecto que fue, casi de inmediato. Arrancó todas las algas. Mordió el barco hundido y lo zarandeo con fuerza hasta perder un diente. Chocó de cabeza, una y mil veces, contra el cristal de la pecera y finalmente, se impulsó con la cola y cayó sobre el pobre Pepe al que, literalmente, destrozó.

    A mis gritos acudieron las dos viejas. ¿Qué es lo que baila la tonta de tu nieta? - "La raspa" - Siendo tan joven, que antigua es. - En un arrebato por quitarla de la vista de la Cotilla, cogí a Pascualita del pelo, la tiré hacia la cocina y cayó dentro de un vaso con café frío del desayuno. Era lo que le faltaba para terminar de ponerla loca de atar: la cafeína.

    Por la tarde, tomando el café, seguíamos oyendo los golpes que daba la sirena en el cuarto de baño. La habíamos metido en la bañera, cerrando la puerta con llave y quitándola de la vista de la Cotilla. que estaba muy asustada. - ¿Seguro que no escucháis... hip... ese ruido? - "¿Qué ruido?... ¿Tú oyes algo?" - me preguntó, inocentemente. - ¿Le pongo otra copita? - Eso... hip...  ni se pregunta... hip... ¿Seguro que no es... hip... tu abu... abuelito? - ¡Que difícil es emborracharla!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook