Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 20
    Enero
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Menuda tía, la Cotilla

    La Cotilla había entrado en casa sin que oyéramos el timbre de la puerta. Afortunadamente Pascualita estaba durmiendo dentro del barco hundido. - "¿Estaba la puerta abierta?" - preguntó, sorprendida, la abuela - Como estoy más tiempo en esta casa que en la mía, he hecho una copia de vuestra llave así no tendréis que molestaros en abrir - ¡Pero, que cara tiene! ¿sabe lo qué es la intimidad? ¡Démela ahora mismo! - "Hoy no estoy para jaleos. Venga, sentaros que vamos a ver fotos" -Yo no puedo - dije con rencor - ¡Claro, ¡las almorranas! ya no me acordaba. En el fondo, quizás no seas tan borde... (¡cómo odio a esta tía) A ver esas fotos - "Una vez viajé a Egipto y caí rendida a los pies del camellero que tenía los ojos más bonitos que he visto en mi vida" - Huy, esto promete. ¿Ibas con tu marido? - Sí, pero me olvidé de él, de las Pirámides, del desierto, de todo lo que no fueran esos ojos dulces como los dátiles, profundos como las tinieblas que guardan el secreto de la Esfinge, brillantes como la Luna reflejada en el Nilo, ardientes como las arenas del Desierto... - ¡Joé! Niña, saca el chinchón para aplacar la calentura... ¡Sigue... y ¿qué pasó? ¿Hubo tema? - ¡Oiga, que es mi abuela! - Por eso lo pregunto. - "¿Tema?... Pudo haberlo y del bueno pero se quitó el turbante que le cubría la cabeza y la cara y a mí se me cayeron los palos del sombrajo - ¡No me digas! ¿Por qué? - "Al aire quedó una cabeza de pelo ralo, naríz chata y una boca de dientes casi tan grandes como los del camello e igual de sucios. Ninguno estaba bien colocado, la mayoría sobresalía de sus labios cuando cerraba la boca ¡Menudo chasco!" - Menos mal que tu marido no se enteró - "El camellero, enfadado porque se le había estropeado el plan, fue a ver a mi marido pidiéndole que me castigara por haber seducido a un pobre hijo de Alá" - ¡Hála, que cara!
    Pascualita se movía lentamente en el "acuario". No tardaría en subirse a su atalaya como hacía siempre y yo no estaba dispuesta a exponer de nuevo mi trasero a sus dientes - Abuela ¿por qué no vais a la cocina? - Pero bueno ¡si ya tenéis un pez en la bañera! A ver... ¡caray, que feo!- "¡Vamos, vamos. Tengo que cocinar!" - Oye, ese bicho me recuerda a tu nieta jajajaja ... - dijo la Cotilla mientras se alejaban - "¿Y eso?" - Parece tan mal encarado como ella ¡y eso que no tiene almorranas! jajajaja - Sus risas resonaron por toda la casa.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook