Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 21
    Octubre
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Me siento estafada.

    Al día siguiente entré a paso de carga en la tienda de los chinos del señor Li - ¡No se esconda, tío listo! Ya me está devolviendo el dinero del muñeco asqueroso que me dió. - Al oir mis gritos salieron algunos vendedores de la trastienda - ¿Dónde está vuestro jefe? - Unos segundos después apareció el señor Li - Yo tomal taza de te... ¿tú quelel tila? - ¡Ni tila, ni leches. Ya me está dando los cuartos! - ¿Cualtos de dolmil? Li no entendel - No me venga con cuentos chinos ¿A quién se le ocurre hacer un muñeco sumergible y eléctrico? ¡Ni al que asó la manteca! - ¿No gustal muñeco con cala mía?... ¿Yo sel feo? - Muy guapo no es... - Tu tampoco sel guapa, alma de cántalo y yo no decil... ¿Dónde estal sileno? - Está chamuscado. Inservible. - Yo vel. - No lo traigo pero está hecho un asco. - Yo venil a tu casa a ver sileno. - ¡Ni hablar del peluquín! - Li no devolvel dinelo.

    Era normal que, como comerciante, Li quisiera ver qué le pasaba al muñeco para evaluar si me devolvía el dinero o no... Pero no podía enseñárselo porque Pascualita se había enamorado de él y no lo soltaba. - ¿No basta con que yo diga que está estropeado? - No. Tu podel decil misa. - ¡No digo mentiras! - Ah, yo no sabel.

    - Se rompió al meterlo al agua... - ¡Aaaaah! ¿qué decil? Tu tonta del bote. Sileno no mojal. - ¿Cómo que no? ¿Dónde viven los sirenos? ¿En el mar, verdad? entonces, blanco y en botella. - Desconcertado, el señor Li preguntó - ¿Más botellas pala in vitlo de la Cotilla? No tenel más ¡Basta!

    Estaba visto que no íbamos a entendernos, así que me fui a casa a pensar cómo podía quitarle el sireno a Pascualita. No había otra manera de recuperar mi dinero... y no se me ocurría nada. Después de probar varios trucos, en los que no picó, decidí emborracharla y vacié media botella de chinchón en el barrilito de cristal. Poco después la siena dormía como un tronco. Fue el momento en que pude cogerla y tirar del sireno para despegarlo... No hubo manera - Lo que yo decía (pensé) están pegados. - Cuando ya desesperaba de encontrar la solución a mis problemas, me fijé en que el pelo del sireno se había fundido y pegado al pelo-alga de Pascualita. Di un tijeretazo con las tijeras de la cocina y ya está. Acababa de separar a unos siameses jijijijijijiji

    Cuando el señor Li vio el muñeco se negó en redondo a devolverme el dinero - Estal loto polque tú sel gilipichis. Si enchufal ¡no mojal! ¿Entendel? Plecioso sileno con mi cala, molil pol tus manos ¡Asesina! - ¡Quiero mi diero! (grité) - Nanay de la China.

    Llegué a casa, sin dinero y con la ruína de muñeco en las manos. Me senté a esperar a que Pascualita se despertara con las gafas de sol puestas. Nunca se sabe cúal puede ser su reacción al ver que su enamorado ha huído de sus brazos y se ha emancipado.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook