Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 26
    Febrero
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Los ahorros de la Cotilla.

     Ya estoy hasta el moño de jerseys y gorritos en miniatura. Como la sirena se los moja cada dos por tres, hay que ponerlos a secar y en cuanto la Cotilla los ve se ríe de mí. - ¿Por qué no le dices a tu amiga que es cosa tuya? Siempre me cargas todos tus marrones. - "No puedo. Creería que tengo obsesión por tener un bebé"... - ¡Que tontería! Tú obsesión es que YO tenga un crío. - "Ya, pero como la que se va casar soy yo, puede pensar que quiero crear una familia" - ¿Te estás oyendo?... A no ser que adoptéis... y me fastidiaría que lo hicierais porque entonces el Médico y yo tocaríamos a menos. - "Pero si te va a tocar menos que nada. No tengo nada que dejarte". - Tu no, pero el abuelito... - "Ese aún tenía menos y en todo caso, si tenía  algo, se llevó el secreto a la tumba" - Me refería al abuelito Andresito. - "¡¡¡Pelota!!!"

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaaa! ¿Pelotas? ¡Me encantan las albóndigas! Vale, me quedo a comer... ¡Otro gorrito en el agua! Lo tuyo es grave porque estás teniendo una regresión a la infancia... Pero, alma cándida, aquí tienes que poner pececitos en lugar de gorritos. ¿No ves que hay agua y algas, incluso un barco hundido?.. ¿No será contraproducente que regrese a la niñez? Acuérdate de lo tonta que era tu nieta de pequeña. - ¡¡¡Ya está bien!!! Esto son cosas de la abuela, no mías. - Al ver los ojos muy abiertos de la Cotilla enfocados hacia ella, la abuela salió del paso. - "Déjala, pobrecilla. Está así desde que sabe que me caso. La envidia la corroe"

    Mientras comíamos, la Cotilla nos contó sus progresos. - Creo que abriré una libreta en el banco para ir ingresando mis sobresueldos. - "¿Qué tal lo llevas?" - Bien. Al principio no veía claro el asunto porque no avanzaba. Allí es muy difícil coger dinero, hasta que pensé que lo mejor era tomar el que estaba más a mano: de las carteras de mis compañeros ¡y funciona! Por eso quiero abrir una libreta. - ¿Va a hacer que sus víctimas le abran la cuenta en la que ingresará el dinero que les roba? - No te pongas tan trágica. En algún sitio tengo que guardarlo. - Cuando se enteren la despellejarán viva. - Tú, tan simpática como siempre.

    De camino a la salita, la Cotilla se asomó al "acuario". Allí estaba Pascualita durmiendo tranquilamente entre las algas... que no tapaban del todo a la sirena. - En el agua  hay otra prenda de esas pequeñas ¿a ver qué es? - La abuela me tapó la boca con la mano cuando estaba a punto de decirle a la vecina que no la tocara. No hay nada que enfade más a la sirena que ser interrumpida, de forma brusca, cuando duerme. Y se armó la marimorena. ¡Una avispa-pez saltó a la cara de la Cotilla a la velocidad del rayo! ¡Nadie ha visto jamás algo tan horrible! Se ensañó con la nariz y los pelos de la pobre mujer dejándola, en unos segundos, como un Cristo. Y ella, entre gritos, llantos y moqueos, gritaba: ¡Vade retro, Satanás! ¡¡¡No me piques que soy alérgica a las avispaaaaaaas!!!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook