Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 01
    Abril
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las tradiciones

    "He ido a la iglesia a por una rama de olivo. Le estaba explicando a Pascualita la fiesta que se celebra cuando se me ha acercado el cura recriminándome que me llevara agua bendita en el termo. Se ha dado cuenta de que mi sorpresa era real y me ha contado que, últimamente, vacían la pila del agua bendita y no tiene ni idea de quién es ni para qué la quieren, aunque piensa que es para algún acto sacrílego... Mucho me temo que es cosa de la Cotilla" - ¿Para qué la va a querer ella? - "Para ondularse el pelo ¿No te has dado cuenta de que últimamente se arregla más y va mejor peinada?" - La verdad es que procuro mirarla lo menos posible...- " Se lo moja con agua bendita" - Bueeeeno... jajajaja... ¡que ideas tienes! - "Le gusta Blas" -  Pobrecillo. De todas maneras no le digas nada al cura sino estás segura - "Pues me ha faltado muy poco para decírselo pero le acababa de poner una ramita en el termo a Pascualita y le ha dado un ataque de estornudos ¿será alérgia? El cura ha querido ver qué escondía allí y me he negado a enseñárselo. Fíjate si descubre que llevo agua" - Pero es de mar. Lo preocupante es que descubriera a la sirena. - "Eso lo puedo camuflar diciendo que es un amuleto contra el asma" - No creo que le gustara que fueras con amuletos a la iglesia - "Pues solamente le hubiese faltado que me tirara de la lengua. Menos mal que unas beatas lo han llamado y me he ido a toda prisa.

    Del armario ha sacado los trajes de nazareno para que se les vaya el olor a naftalina.- Este año no voy - "¿Cómo que no?" - Entre los tropecientos mil nazarenos que desfilaran no creo que noten que falta uno. Y con el constipado que cogí a costa de Pascualita...  - "De tu mala cabeza.  Y si no vas te acusaré" -  A eso se le llama caridad cristiana - "¡Ni cristiana ni leches! No está bien romper las tradiciones" - Pues yo pienso que están para eso, para romperlas. ¿Cómo voy a ir si me tengo que sonar cada dos minutos? Llevaría más clineex usados en los bolsillos que confites  ¿Y cómo me sueno con la capirucha tapándome la cara?. ¿Quieres que me ahogue?... jajajajaja.... - "¿Qué pasa ahora?" - Pienso que si te hubieses vestido de nazarena para ir a las manifestaciones ya tendrías la penitencia hecha, al fin y al cabo eran procesiones... laicas - ".Y hubiese dado el cante ¿no crees?" - Eso es una cosa que hecho de menos, los cantes, las saetas, a pesar de que los puristas digan que "no son cosas nostras". Tienen un sentimiento que conmueve - " A mí también me lo parece pero, donde hay patrón no manda marinero".

    Después de comer vino a visitarnos Blas. Había estado en la playa toda la mañana para no perder el moreno adquirido en la nieve. - Me ha dado un poco de vergüenza enseñar el cuerpo blanco pero, mirad, he cogido colorcito - Que envidia me das. Yo no puedo. Parezco una fábrica de mocos - ¡Que asco da tu nieta! - apostilló la Cotilla a la que nadie había oído entrar - ¿Ya habéis tomado el café? Anda, tráeme una tacita y os contaré lo que acabo de ver viniendo en el autobús - ¡Encima quiere que le sirva! ¿A qué también le apetece un crespell? - dije en tono de guasa. Se giró hacia la abuela con los ojos desorbitados y relamiéndose de gusto - ¡¿Has hecho crespells?! Pues claro que quiero, eso ni se pregunta - Para vengarme de ella y como solo tenía ojos para Blas, en vez de crespells, puse en el plato la cabeza de Pepe. Ella alargó la mano, golosa, sin mirar y le dio un buen mordisco al pobre jibarizado. - ¿Qué es esto? ¡Que asco! - Se fue corriendo al baño a enjuagarse la boca mientras Pascualita, asomada entre las algas de la pecera, me hacía la señal de Ok. Disfruta mucho cuando le pasa algo malo al pobre Pepe.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook