Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 05
    Noviembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Las cosas claras.

     No hemos podido comer tranquilas. Cuando íbamos por el primer plato han llamado, insistentemente, al timbre - "¿Quién será a estas horas?" - Alguien que tiene prisa. - "Pues ves a abrir" - No puedo, que se me enfría la sopa. Vaya usted, Cotilla" - ¿Yoooooo? No puedo, soy una invitada. - "Pues alguien tendrá que ir porque, a quién sea que esté al otro lado de la puerta, se le ha pegado el dedo al timbre" - ¿Por qué no vas tú? - "Porque he echo la comida" - Si no le hacemos caso, se cansará y se irá (dijo la Cotilla)

    Cuando empezamos con el segundo plato ya empezaba a sernos molesta la escandalera. - "Que cuajo tiene el que toca" - A ver si va a ser algo urgente... - Por muy urgente que sea, no se molesta a la hora de comer... ¿Me pasas más tortilla?... Y ensalada... ¡Que pesado! - ¡O pesada! - "Las mujeres no somos tan metepatas (dijo la abuela)  ¿Os parece que nos juguemos a los chinos quien va a abrir?"

    Después de los timbrazos vinieron los golpes y las patadas a la puerta. Y los gritos. - ¡¡¡Abrid. Abrid!!! - Esta vez pudo más la curiosidad que el hambre que, al fin y al cabo ya estaba saciada porque nos habíamos comido hasta el postre. - "¿Qué pasará ahí fuera?" - Parece que hay mucha gente en el rellano - ¡Esa voz la conozco! - Es de la chafardera del 5º

    De repente, se abrió la cristalera del balcón y la casa se nos llenó de bomberos, a cual más sugerente - "¡Gracias, Dios mío, por hacer realidad mi sueño erótico!" - gritó la abuela poniéndose de rodillas con los brazos en alto. - ¿Están bien, señoras? - No tanto como tú, pimpollo. - ¿Por qué no habrían? - "Porque estábamos comiendo" - Ante semejante razonamiento uno de los hombres puso los ojos en blanco mientras otro abría la puerta de la calle. Empujándose por entrar, Andresito y el Municipal se atascaron en la entrada. - ¿Os ha pasado algo? (pregunto, impaciente mi futuro abuelito) - ¡Ya he vuelto a picar! (se quejó el Municipal)

    Una vez aclarado que no se debe llamar a una casa cuando se va a comer sopa porque se enfría, nos dejaron  solas con Andresito que estaba al borde del infarto. - He venido a aclarar las cosas. Mi madre no es una cabra loca. - Le mirábamos con los ojos como platos. - Quiero decir que no me tuvo con doce años... - En la pila bautismal, Pascualita, asustada por todo el jaleo que se había formado en casa, daba saltos mortales dejando el suelo perdido. - Tenía 18 años cuando yo nací... Lo que pasa es que se quita años jejejejeje... Ya sabéis como son las mujeres... perdón, sois... - "¿Para eso has montado todo este jaleo?" - Tenía que aclarártelo... - ¡Tu madre es más vieja que Matusalem! (gritó la Cotilla) - Hay que decirlos a los del libro Guinnes ¡Y nos darán una pasta! - Creo que no dan nada (dije yo) - Calla, sosa. Quién dice DAN, dice COGER.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook