Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 23
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    La última moda.

    He tenido una pesadilla y me he despertado empapada en sudor. Que mal rato he pasado hasta que me he dado cuenta que todo era mentira: Una mujer vieja y fea me salió al paso mientras yo estaba en la pescadería del mercado. Por la pinta que llevaba pensé que venía a pedir. Pero quedé horrorizada cuando vi que bajo la falda larga, aparecían siete piernas... El caso es que me resultó conocida... No tenía dientes. Se cubría el pelo con un pañuelo. Llevaba un delantal sobre la falda y sí, tenía ¡siete piernas! ¿Se habría escapado de un circo?

     

    En lugar de móvil y el paquete de tabaco, en las manos llevaba una aceitera y un bacalao seco... Harta de pensar dónde la había visto antes, me dirigí a ella para preguntárle y salir de dudas. Entonces los pescados de los puestos se pusieron de pie sobre el hielo que los mantenía frescos, abrieron sus bocas y gritaron: ¡Iaia, Corema, nos quiere comer!

     

    ¡Claro! Era la Cuaresma que me dibujaban cuando era pequeña. De pronto, los peces me rodeaban saltando y enseñando dientes y espinas ¿Qué estaba pasando? ¡Te vamos a comer! decían. Eché a correr por los pasillos mientras los pescados me perseguían y sus dientes crecían y crecían hasta convertirse en sables y las espinas en lanzas. Cuando todos saltaron sobre mí... me caí de la cama.

     

    Debí gritar porque el vecino de arriba golpeaba el suelo con la escoba. Mi primer pensamiento, sin embargo, fue para Pascualita. Encendí todas las luces de la casa para darme valor y me acerqué al acuario. La sirena dormía nadando entre dos agua. Me serví una copa de chinchón para tranquilizarme y antes de que pudiera llevármela a los labios, Pascualita saltó de repente y cayó dentro de la copa.

     

    Me volvió en sí el saludo de la Cotilla - ¡Avemariapurísimaaaaaaa! ¿Qué haces en el suelo, alma de cántaro? - Eso... eso digo yo (Pascualita dormía la mona bajo las algas) - ¿Has visto a tu abuela? Desde que es rica, le encanta ir a la última moda aunque esta vez jejejejejejeje se ha pasado. - "¿Me estás poniendo verde, Cotilla?" - Ya en pié, me volví a mirar a la abuela. Lancé un grito y volví a desmayarme...

     

    Unas copitas de chinchón me volvieron a la realidad - Abuela... ¿qué te ha... pasado? - "Eso te pregunto yo a ti?" - ¿Has tenido un accidente con el rolls royce?... ¿no?... Entonces ¿por qué llevas este vendaje tan aparatoso en la cabeza? - "¿Te gusta?  Andresito me ha dicho que me queda mejor que a Matas, a pesar de ser él quién lo ha puesto de moda"

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook