Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 29
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La boda (II)

     El vestido de boda de la abuela llevaba más volantes que el de Lady Di cuando se casó. Y una cola larguísima que no ayudaba nada a caminar con gracia. Cuando por fin el obispo acostumbró sus ojos al destello intermitente de las lucecitas navideñas que le incorporaron las costureras chinas del señor Li, empezó la ceremonia.

    La música que la acompañó era de lo más variada: Me lo dijo Pérez; La Novia; Mi Jaca; Cocinero, cocinero y así  un montón más. Al salir del templo convertidos ya en marido y mujer, sonó la Raspa y los amigos de El Funeral tocaron las palmas al compás. Oí que un buen amigo de Andresito, espantado, le preguntaba qué criterio había seguido para seleccionar la música - Le dije a todo que sí a mi novia una noche que había abusado del chinchón.

    Antes de que el Médico y yo saliéramos miré a la Cotilla  y la vi discutir con el sacristán mientras metía en una bolsa los cirios que se habían empleado. Al llegar los novios a la calle les esperaba un hermoso rolls
     roice a la puerta de la Catedral. Pétalos de rosa cayeron dulcemente sobre la pareja seguidos por dos kilos de arroz y gritos histéricos de ¡¡¡que se besen, que se besen!!! Los novios no se hicieron de rogar y hubo un momento de suspense cuando las dentaduras tuvieron un pequeño percance al quedar enganchadas una con otra. Luego, la abuela se volvió de espaldas y tiró el ramo a un grupo de amigas y familiares femeninos que gritaban ¡¡¡El ramooooooooooooooo!!! Y éste cayó en manos de... ¡La Momia! que emocionada, no pudo reprimir una lágrima ¡Me casaré, me casaré! En ese instante, todos los hombres, solteros o no, que estaban a su lado, se apartaron bruscamente.

    Una de las flores cayó al suelo y la abuela no dudó en agacharse para cogerla, poniendo en serio peligro su integridad física a causa de los taconazos. Colocó la flor dentro del termo de los chinos y Pascualita no tardó nada en comérsela. A pesar de estar camuflada entre tanto volante, la vi y parecía mareada. Supuse que sería a causa de los destellos navideños. Finalmente, el coche se puso en marcha mientras la abuela, sentada sobre las rodillas de su ya marido, lanzaba besos a diestro y siniestro como si fuese la mismísima Reina de Inglaterra.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook