Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 20
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La abuela tiene miedo

    - ¿Pero, abuela, aún sigues con agujetas? - Cuando me he ido a trabajar aún estaba en la cama, cosa rara en ella que se levanta con las gallinas. - "¿Quién se acuerda ya de las agujetas?... pero no tengo ningunas ganas de moverme. Aquí me siento protegida" - ¿De qué? - "Tráe a Pascualita y a Pepe a mi cuarto para que me hagan compañia. No quiero estar sola... ¿Es necesario que vayas hoy a trabajar?" - Claro, sobre todo si quiero conservar mi empleo y cobrar a fin de mes... ¿Ha pasado algo? - "Ayer mataron a unos niños" - Ah, sí... pero fue en Francia - "¡Que más da que sea en Francia o en la Conchinchina! Son generaciones que se han perdido..." - ¡Uf, abuela! que filosófica estás de buena mañana - "Y arrepentida de tomarme a cachondeo los comentarios de un hombre al que empezaba a fallarle la cabeza"  - Bueno, tienes toda la mañana para pensar, salvo el rato que le dedicas a la compra y la comida. Acuérdate.

    Volví a casa creyendo que tendría que hacerme un bocadillo pero no, la abuela había hecho un delicioso estofado cuyo olor aromatizaba la escalera, la prueba de ello fue que, a su hora habitual, la Cotilla se presentó en casa con su típico ¡Que bien huele!

    La abuela no quiso que pusiera a tele. Solemos hacerlo por inercia porque ni la miramos ni la escuchamos, salvo en cuestiones puntuales. La Cotilla estaba mosca - ¿Por qué no? Me gustaría saber cómo está la prima de riesgo - A esa mejor ni mentarla... Quizás han pillado ya al de los disparos - "No lo creo pero, ojalá" - ¿Quién es ese?... Ah, el francés. No, no lo han cogido... Parece que te ha afectado mucho la noticia. Afortunadamente esos pobres niños no eran españoles - "¡Mira que eres bestia!... Estaban tirando el Muro y todos reíamos y bailábamos menos un amigo que miraba muy serio el televior "No me gusta, no me gusta" - decía - Si dejan que éstos se vuelvan a unir, en pocos años serán los más fuertes y pueden volver a montar otro desastre, el tercero... Nos reímos de él y no debimos hacerlo porque sabía de qué hablaba, había sufrido en sus carnes el horror que se abatió sobre Europa y ahora..., bueno, hace ya un tiempo, suenan en mi cabeza el ruído de miles de botas marcando el paso de la oca" - ¡Jesús, cómo estás! Venga, no digas más tonterías... ¿sabes lo que te hace falta? echar unas canas al aire... Compra un paquete de viagra y vete con Andresito a pasar el fin de semana aunque sea a una celda de Lluch...Y tú, saca el chinchón y las cartas que hay que levantarle el ánimo a tu abuela - Pero jugamos con garbanzos, nada de dinero que sé que hace trampas y me cabreo - ¿Me llamas tramposa? ¿Oyes a tu nieta? Si no fuera por "brrertwr" (no entendí nada porque había bajado la voz pero creo que dijo "no estar sola") me iría ahora mismo - Pero no se fue. La abuela, dos copas después, se puso a Pascualita en plan broche diciendo que le daba buena suerte y la Cotilla, cuatro copas más tarde, le daba besos en la boca al pobre Pepe mientras no paraba de felicitarlo por su santo.

    Acabamos achispadas y muertas de risa sin embargo a mí me quedó un punto de sabor amargo en la boca que no me lo quitó ni el sobresalto de ver a Pascualita haciendo el signo de OK delante de las narices de la Cotilla que, afortunadamente, no lo vio.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook