Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 09
    Diciembre
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    La abuela se va a Ciutadella.

     Estábamos comiendo cuando a la abuela se le ha caído la cuchara de la mano y ha habido lentejas por todo. Tenía los ojos como platos y la boca tan abierta que parecía el túnel del Ave. La Cotilla gritó: - ¡Le ha dado un aire a tu abuela! Ya puedes despedirte de la Torre del Paseo Marítimo. - Espero que no me haga esta faena, con la ilusión que me hace. ¡Abuela, abuelaaaaaaaa. Espabila, mujer! - Afortunadamente todo quedó en un susto y la Torre vuelve a estar a mi alcance.

    - ¿Qué te ha pasado? - Unos lagrimones enormes rodaron por sus mejillas y yo, precavidamente, me puse las gafas de sol. - No he visto persona más inútil que tu nieta. En lugar de llamar al médico, se pone las gafas ¡si aquí no hace sol, boba de Coria! - "¡Voy a perder mi independencia! ¡Voy a estar atada a un hombre! ¡Pero cómo he podido ser tan tonta!" - ¿De qué hablas? - "¡No puedo casarme! ¡Quiero ser libre como un pájaro!" - En mi imaginación, la Torre se alejaba de mí - ¡Claro que te casarás, abuela! Estás pasando la crisis de dudas que ataca a todas las novias... Además, quién tienen que estar asustado es Andresito porque será él quien pierda la libertad, la independencia y la tranquilidad, pobrecillo.

    - "No quieras convencerme. Tengo que huir de aquí. Debo pensar bien lo voy, o no, a hacer" - La abuela acababa de caerse del guindo (que no del Ministro de Guindos, eso no se lo perdonaría mi futuro abuelito y menos antes de estar casados) - ¿A dónde vas a ir? - "¡A Ciudadela!" - Abuela, decidas los que decidas, yo estaré a tu lado pero... procura decidirte a favor de la Torre.

    - Si vas a Ciudadela, vendré contigo (se apresuró a decir la Cotilla) Allí todas las iglesias están "sin limpiar" - Tengo que ir sola. Debo pensar el paso que voy a dar... ¡Ay, Dios mío, que miedo me ha entrado!" - ¿Por qué? los hay más feos que Andresito... ¿De verdad te irás? ... ¿Y quién me hará la comida?... - Vente conmigo al comedor social. Prefiero eso a que me envenenes.

    Mientras tomábamos el café, la Cotilla nos hizo brindar repetidas veces por el viaje de la abuela - ¿Pero te irás sola, sola? - "Bueno... he pensado en llevarme algo que quiero mucho" - Ah, pillina. Seguro que te vas con ese Pascual misterioso. - ¡Ni hablar! (dije yo sin pensar) - ¡Deja a tu abuela que eche una cana al aire antes de perder su libertad jajajajajajaja - La abuela y yo nos miramos fijamente. Y vi en sus ojos que, dijera yo lo que dijera, se llevaría a Pascualita. Y tratando de disimular, dije - ¿Así que te llevas a Pepe, verdad? - "Verdad" - ¿Esoooooooooo tan feoooooooo? Bueno, hija. Si te sirve para pensar... allá tú.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook