Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 15
    Abril
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    La abuela se reconcilia conmigo.

    La abuela se reconcilia conmigo.

     

    La abuela ha irrumpido en casa como un elefante en una cacharrería. - "¡Nenaaaaaaaaa, mira que te traigo!" - Al oírla no supe si esconderme bajo la cama o saltar por la ventana. - "Vengo en son de paz" - Fui a la cocina, aunque no las tenía todas conmigo. La abuela estaba dejando sobre la mesa un montón de bolsas de comida. Se la veía contenta como unas castañuelas. Llevaba un mini vestido negro, entallado, con un generoso escote en el que brillaba un precioso collar de diamantes que me dejó deslumbrada.

    - "Es bonito ¿eh?  Pues me lo ha regalado Andresito gracias a ti" - No sabía de qué hablaba... ¿gracias a mi... por qué? - "Sé que vino a sonsacarte a cuenta de Obdulio. Creyó que nos lo queríamos cargar y lo que es peor, que habíamos matado a mi primer marido jejejejejejejeje ..." - La escuchaba hablar con la boca abierta, a punto de desencajarse. - "Pero tu cerebro, sorprendentemente, funcionó como un reloj suizo al decirle que lo que matábamos eran pollos. ¡Ni a mi se me hubiese ocurrido! Así que, arrepentido por haber pensado tan mal de mi jejejejeje ¡angelico! me ha regalado esta joya en desagravio. ¡Y no solo eso!..." - ¿Aún hay más cosas? - "Obdulio no nos molestará más" - ¡Ay, Dios! - "No temas. Está vivo pero herido en su amor propio. He ido a verle, le he enseñado el collar diciéndole si era capáz de igualar un regalo así. Me ha dicho que no... ¿Ni robándolo? le he preguntado" - ¡Abuela! - "Ha agachado la cabeza murmurando: - Me falta valor - Entonces le he dicho, en plan sentencia: Pues ajo y agua, cantamañas - Y lo he hundido moralmente. Ahora no es un hombre, sino un guiñapo" - Has sido muy cruel. - Y como lo que se empieza se tiene que rematar, al irme, le he pisado un callo con uno de mis finísimos tacones. Lo he dejado llorando" -

    La miré, compungida. - ¡Que drama, por Dios! Hoy no voy a poder comer. Se me ha cerrado el estómago. - "¿No comerás unos entrantes y una caldereta de langosta a la menorquina, más unos postres de chocolate y fresas?" - ¡Claro que sí!... Lo que no haré será cenar.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook