Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 20
    Agosto
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¡Jopé, con la abuela!

     Al llegar a casa había un gran revuelo de gente junto a la entrada de nuestra finca. Una ambulancia y unos coches de la Policía Local estaban aparcados enfrente. Miré al balcón. Estaba cerrado. ¡Que raro! pensé porque la abuela no suele perderse estas movidas.

    No podía pasar - ¡Oiga, que yo vivo aquí! - ¡Ese truco es muy viejo!  ¡Haber llegado antes! - ¿Pero qué ha pasado? - le pregunté a un mirón de dos metros de alzada. - No lo sé. Hace dos minutos que he llegado. - ¿Y qué ve? - Pues... dos viejas en el suelo... un chico con las esposas puestas y.... guardias y enfermeros - ¿Dos viejas ha dicho? ¡¡¡Tengo que pasar!!! ¡Debe ser mi abuela! - El viejo truco de la abuela ¿eh? Lo siento pero no cuela.

    Se oían gritos desgarradores - ¿Quién grita? - El chico. - ¿Y qué hacen las viejas? - Una se parte de risa... Vaya dos esperpentos - Salí, a duras penas, del barullo y di la vuelta tratando de encontrar un hueco por el que colarme. Entonces  vi al Municipal - ¡¡¡Eh, eeeeeeeeehhhhhhhhh!!! ¡Bedulio, estoy aquí! - grité agitando la mano - ¿Bedulio? ¿Quién es ese?  (preguntaron asombrados los más cercanos a mi) - ¡El Municipal!- Y se montó un cachondeo general - ¡¡¡Beduuuuuuuuulio, Beduuuuuuulio!!! - Al hombre se le pusieron las orejas rojas como una amapola e hizo amago de esconderse en el portal.

    Gracias al apoyo del público presente, no le quedó más remedio que acercarse. Y el cachondeo seguía - ¡Un autógrafo, Bedulio! ¡Queremos un hijo tuyooooo! - ¡¡¡Bedulio, Bedulio, Bedulio es cojonudo, como Bedulio no hay ningunooooooooo!!!

    Me llevó, de mala manera (todo hay que decirlo) junto a la abuela y la Cotilla. - ¿Qué ha pasado? - ¡Tu abuela me ha quitado un ligue! - "Jajajajajaja ¡Que no es un ligue, boba ¡Es un ladrón! Iba a por tu bolso!" - ¿Ese chico que están metiendo en la ambulancia? - "Desde el balcón he visto llegar a ésta. Venía más ancha que larga sabiendo que la seguía un jovencito" - ¿¡Me seguía o no!? - " Te seguía para quitarte la cartera, el jodío" - Eso lo dices para que me calle. - "Pero si te dio el tirón y te arrastró,boba de Coria" - Eso es porque es muy hombre y tiene el ímpetu de la juventud. - ¿Se lo ha quitado? - "¡Claro! Y ésta pánfila, encantada... Pero ha tenido mala suerte el crío. Lleva eso pantalones anchos y muy bajos y al correr ¡¡¡se le han caído!!! jajajajaja y se ha dado un morrón contra el suelo ¡Había que verle con el culo al aire, intentando levantarse! jajajajajaja" - ¿Y por qué grita tanto? - Por culpa de tu abuela. Le ha tirado el espíritu del abuelito... - ¿Desde el balcón? - y se ha agarrado a esas carnes prietas que no he podido catar gracias a mi "amiga" (dijo la Cotilla con rencor) - ¿Lo has tirado desde el balcón? - "Sí" (dijo la abuela, que ya no se reía tanto) - ¿Dónde está?... ¡¡¡¿Dónde está?!!! - "Pues es que... ahora mismo, no... Es que un enfermero se lo ha arrancado y lo ha tirado... arriba ... ¡Mira. En la rama del árbol!"

    Más tarde, con Pascualita todavía atontada por la aventura que había vivido, dando vueltas en la pila bautismal y sacando continuamente la cabeza para que le diera gotas de chinchón, le pegué una bronca a la abuela por lo que había echo y lo que podría haber pasado. Me escuchó con la cabeza baja hasta que, se levantó de la butaca, vino hacia mía y me dio tal capón que no se me va el dolor ni con aspirinas. Fin de la cita.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook