Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 02
    Junio
    2013

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hoy no se come.

     Esta noche no hemos podido dormir gracias al cascabel. Antes no nos enterábamos si Pascualita se pasaba la noche durmiendo o no, pero hoy nos ha dado un concierto de lo más sonado. Harta de dar vueltas en la cama, me he levantado dispuesta a estrangularla pero la abuela se me había adelantado. - "¿Quién le ha puesto ésto a Pascualita?" - Viendo la cara de pocos amigos y la rabia contenida de mi abuela, la respuesta ha salido rápida - ¡La Cotilla!

    "¿Estás segura? Entonces estamos perdidas. La Cotilla no se calla ni debajo del agua y en el barrio ya sabrán todos que tenemos una sirena... ¿Qué podemos hacer?" - Echarla al mar. - "¡Ni hablar! No puede faltar a mi boda... Tiempo tendrá de volver a su hábitat... Lo que me extraña es que le pudiera poner el cascabel ella sola"... - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaa! Que noche más mala he pasado (la Cotilla entró en el comedor sin hacer ruido y a penas tuvo tiempo la abuela de coger a la sirena y meterla en su bolsillo. Menos mal, porque yo estaba dispuesta a que la descubriera la vecina antes que tocar a ese bicho que no paraba de enseñarme los dientes. Debe estar desquiciada con tanto tilín tilín junto al oído)

    - "¿Qué te ha pasado, mujer? ¡Vayas manos que traes! ¿Te has peleado con un gato?" - Con el espíritu de tu marido ¡Cómo muerde! pero al final conseguí ponerle el cascabel al dichoso muñeco vudú - "¿De qué está hablando?" (me preguntó la abuela) - No le hagas caso, debe haber bebido de buena mañana. - ¡Menudo chapucero es tu antiguo marido! no me extraña que lo mandaras al otro mundo! ¡Mira cómo me ha dejado! - "Ya te he visto las manos ¡que desastre! pero ¡¡¡Esto qué es!!!" - Le dije que las dos ¡¡¡Las dos!!! y solo me ha hinchado una. - "¡Y bien hinchada, por cierto!" - Y ahora voy de lado... Esto se tiene que arreglar... - Entonces hallé la solución al problema de Pascualita - Si quiere... podemos llamar al abuelito quitándole el cascabel al muñeco de vudú - La abuela me echó una mirada asesina que me heló al sangre - ¡Haré lo que sea! pero antes deja que me tome unos tragos de chinchón porque no te imaginas cómo duele eso.

    Volví a hacer la comedia del día anterior: ojos tapados, entrega de Pascualita a la Cotilla con el guante de acero, esperar que le sacara el cascabel por la cabeza y meterle a la sirena a través del escote, ésta vez en el pecho contrario. Los gritos y las carreras de la vecina se juntaron con los míos porque la abuela me perseguía dándome golpes con el palo de la escoba.

    La Cotilla y yo parecemos heridas de guerra. ¡Que dolor de cabeza! la tengo llena de chichones! Y encima, soy inocente ¿Qué culpa tengo yo de que la abuela estuviera obsesionada con su viaje a Vizcaya y no se enterara de lo que estábamos hablando?... Aaaaaayyyyy como dueleeeeeeeee.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook