Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 21
    Diciembre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Homenaje a Manuel Jalón

     

     
     
    Al llegar a casa me he encontrado con una imagen surrealista: la abuela estaba fregando el suelo ¡de rodillas! - "¿A ver dónde pisas?" - ¿Por qué límpias así? - "¡Porque me da la gana! ¡Dichoso País éste que es incapáz de dedicarte un monumento a no ser que seas militar!" - ¿Crees que me merezco un monumento? ¡Vaya, abuela, es la primera vez que te oigo decir algo bueno sobre mí... - "¿Es necesario que te pases la vida diciendo sandeces? ¡Hasta Pascualita entiende las cosas mejor que tú! ¡Qué cruz tengo contigo!... Por cierto, hablando de tus idioteces, ha llegado una nota del abogado del dibujante Pau que te pide una indemnización por el tiempo que el pobre hombre no ha podido trabajar... ¡Y la bromita del otro día te saldrá por un pico y medio!" - ¿Tanto? - "¡Y más!" - ¡Jopé! y encima de las fiestas... ¿Qué que puedo hacer? - "¡Pagar! así apenderás a no ser tan patosa" - Después de comer la abuela volvió a arrodillarse junto al cubo de agua y siguió fregando el resto de la casa. Decidí comentarlo con Pascualita que, en esos momentos, estaba sentada sobre la bañera rosa - ¿Sabes de qué va esto? - por toda respuesta obtuve una profunda y fija mirada de sus ojos saltones,  luego se zambulló para, acto seguido, asomar la cabeza y mandarme un chorrito de agua envenenada aunque, al parecer, sin mala intención porque no apuntó bien.
    Como todas las tardes la abuela fue al Funeral donde pasó unas tres horas, al volver hizo algo del todo absurdo. Se dirigió a la cocina a preparar la cena, pensé yo pero no, salió de ella con un cubo de agua en una mano y la fregona en la otra y volvió a fregar todo el suelo de casa - ¿Pero qué haces? Si está límpio ¿no lo recuerdas? - dije con un nudo en la garganta pues vi en este despiste un mal síntoma para su salud mental - "¡Claro que me acuerdo. Tengo la cabeza más clara que la tuya, boba de Coria! Rindo un homenaje a Manuel Jalón... el pobre ha muerto hace unos días..." - ¿Un antiguo novio? ¿acaso era aficionado a fregar  suelos? ¿me habías hablado de él? Perdona que no lo recuerde pero como has tenido tantos en tan poco tiempo... - "Tendrían que ponerle una estatua en el centro de España para que todas pudiéramos rendirle culto pero con gente como tú es imposible. ¡Este hombre puso a las mujeres de pie!" - ¿Un revolucionario" - ¡Inventó la fregona, borrica!" - Pascualita no perdía rípio del enfado de la abuela. Me estaba cayendo una bronca sin comerlo ni beberlo - "Por eso he fregado como se ha hecho durante miles de años y ahora lo hago como nos enseñó él, para notar la diferencia ¿te enteras? Solo a él se le ocurrió atar un palo a un manojo de tiras de algodón ¡tan sencillo como esto!" - ¿Y por eso tanto jaleo y tanto grito? ¡anda que no hace años que existe!... ¡Aaaaayyyyy! ¡No me des con el palo de la fregona! ¡Maldita sea, la que estás armando por nada! - corrí para apartarme de ella y tropecé con la bañera rosa, afortunadamente solo la moví pero entonces un chorrito de agua cayó directamente, esta vez sí, en mi ojo y de un manotazo desesperado, la tiré al suelo. Hubo agua por todo, gritos de la abuela, chapoteo de Pascualita apartándose desesperada de mí  porque, en mi momentánea ceguera, a punto estuve de pisarla varias veces. Ahora que ya ha pasado todo, aunque aún tengo dolorido el ojo, puedo decir sin que me oigan estas dos, que de haberla pisado , no hubiese sido por casualidad. ¡Que harta me tiene!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook