Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 10
    Septiembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Hay prioridades.

     Andresito sigue hospitalizado y la abuela está que no vive. Cuando no está con él, le llama por telefóno y le insulta. Me quedé de piedra la primera vez que la oí. - ¿Le has llamado para eso? - "Me ha estado engañando y por poco se muere en mis brazos. ¿Te imaginas el panorama? Hasta Belen Esteban hubiera ganado dinero a nuestra costa, despellejándonos. Creo que pasará mucho tiempo hasta que pueda perdonar a don Viagra" - Pero, abuela ¿no me digas que no te habías dado cuenta? - "Pues no. Creía que era mi cuerpo serrano lo que lo ponía a mil y ahora resulta que eran productos químicos en forma de pastillita azul. ¡Valiente Juanlanas!"

    Me he dado cuenta de que la Cotilla, a la chita callando, va llenando la habitación pequeña y se me llevan los demonios - ¡Abuela! como no le pares los pies, ésta se instala en casa para los restos ¡y gratis! - "Es una amiga en apuros y no puedo hacerle el feo de dejarla en la calle" - Pues ella lo haría... ¿Has pensado que tendremos que sacar a Pascualita de casa? - "!¿Cómo?!" - En cuanto la vea la relacionará con los ataques que ha sufrido y o bien la tirará al water, llamará a la policía o, lo que es peor, a las televisiones en cuanto se de cuenta de que se puede sacar unos buenos dineros enseñando una sirena (por fea que sea) al mundo.

    A la hora de comer la Cotilla entró en casa con unos bultos que metió en lo que llama "su habitación". Me planté ante ella y solo se le ocurrió decirme - Dejo esto aquí para no tener que subirlo ahora a casa, no quiero que la comida se os enfríe por mi culpa.- A veces siento la tentación de estrangularla.

    A punto de terminar de comer la abuela ha dado un respingo en su silla. - ¿Qué te pasa? - "Alguien me ha tocado" - Nosotras no hemos sido (dijo la Cotilla) - Poco después la abuela miró a su espalda y ahogó un grito. A mí se me pusieron los pelos de la nuca de punta - "¿La has visto?... Está junto a la puerta de mi cuarto... ay, Dios mío... creo que viene a buscarme..." - Yo estaba temblando, la Cotilla, en cambio, ni se inmutó, tenía cosas más importantes que hacer, como rebañar el helado de su vaso. - ¿Tomaremos chinchón" - "No... no me busca a mí... entonces... " - ¿Pero qué pasa? ¿A quién dice que ve? - "¡Oh, Cotilla, lo siento... (la abuela se echó a llorar con desconsuelo) No pensé que nos separaríamos tan pronto... Ay, ay" - Si no me voy a ningún... sitio... ¿Quién es? - "La de la guadaña... y te mira solo a ti... Adiós, amiga" - Ya lo creo que me voy ¡pero a mi casa! - De un saltó se plantó ante la puerta de la calle y gritó: - Sacad mis cosas al pasillo que yo no vuelvo a pisar esta casa - El portazo hizo temblar la pared.

    - "Tranquilízate, mujer, que no hay nadie o yo no lo veo" - Pero, pero... has dicho que... - "Tonterías. ¿O prefieres que nos quedemos sin Pascualita?"

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook