Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 12
    Marzo
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    ¿Hay o no hay dinero?

    - Hola, abuela - "Tengo que pelar las patatas" - ¿Falta mucho para comer? - "Se me ha terminado el pintalabios" - ¿Estás bien? - "A Pascualita hay que buscarle un novio aunque luego se lo coma" - ¡¡¡Abuela!!! - "¿Qué pasa?... " - Eso digo yo, te pregunto una cosa y me sales por peteneras - " Ahora está de moda hacerse el sordo" - No sé qué me dices - "¡Ahí, ahí!. Ese es el espíritu de la sociedad actúal. Un diálogo de sordos o de besugos, como quieras." - ¿A qué viene eso? - "Pues que sale la gente a las calles, enfadados por  los Recortes, la Reforma Laboral y muchas cosas más ¡que no hay dinero, vaya!  a muchos ya no les queda ni cinturón para hacerle más agujeros ¿Y qué ha hecho el Ayuntamiento de Palma? Liarse la manta a la cabeza y vestir a los policías como si fuesen los Hombres de Harrelson. Guapos sí que están. Y glamurosos. Ya estoy deseando ver al Municipal de estreno, por cierto, me han dicho que vuelve a estar arrestado. - ¿Y cómo han pagado los trajes? - "¡Ah. Milagro!... porque de dónde no hay, no se puede sacar... o hay más de lo que se dice y no se cuenta ... o les ha tocado la Primitiva ¡Yo qué se!" - ¿No le habrás dado un tiento al chinchón, verdad? - "No. Aunque ganas no me faltan... Creo que iré a ver a Mateo para que me explique cómo lo ha hecho" - ¿Mateo? - "El Alcalde".

    La Cotilla entró en tromba hasta la cocina e inmediatamente alargué la mano para que me diera la enésima copia de la llave de casa. O se toman las cosas con paciencia o la tiro por el balcón. - ¡Os ha llegado una carta de Blas! dice que está todo el día muerto de frío y echa de menos el chinchón... ¡Pero bueno, menudos modales tiene tú nieta! - Le arranqué la carta de las manos - ¡¿No sabe que el correo es sagrado, tía Cotilla?!.
    - "Es una pena que Blas no sea más jóven..." - ¿Para juntarla con ésta? pobrecillo - "Para entrar de guardia municipal. El traje le sentaría como un guante porque tiene buena percha" - ¿Ya le habías echado el ojo para tí, eh?... Yo también he tenido algunos sueños eróticos a costa suya jejeje - ¡Puag! pobre hombre. Mejor se queda en Alaska y no se entera de eso - ¡Oye, que el soñar es libre y una aún está de buen ver! -   Abuela, ¿no tenemos un espejo arrinconado que no nos sirve para nada? Regálaselo. Eso sí, cuando se mire hágalo poco a poco porque puede llevarse un susto de muerte jajajaja... - "¿A qué es graciosa mi nieta cuando quiere?" - ¡Lo que és, me lo callo porque es muy fuerte! - No era el día de la Cotilla. Para empezar estaba junto a la bañera rosa y gritaba como una energúmena a mi abuela, apuntándola con el dedo índice y ahí fue dónde se agarró e hincó los dientes Pascualita después de saltar, cual tiburón blanco en busca de su presa y volver rápidamente al agua escondiéndose de su "travesura" entre los restos del barco hundido.

    Media hora después de dejar de gritar y saltar de dolor, la Cotilla daba buena cuenta de unas copitas de chinchón y miraba biquiabierta su dedo - Tendría que pesar cien kilos, por lo menos, para tenerlos todos tan gruesos como éste.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook