Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 01
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    Escandalosos.

    Escandalosos.

     

    Había terminado de comer cuando han llamado a la puerta y me he encontrado con Geoooorge, uniformado de chófer - ¿Qué pasa, Unitetillo? - Preparar, plis, vaso ancho water for madame. - Espera, espera... esto se tiene que traducir, hijo mío, porque hablas con la boca cerrada y no te entiendo... Si la abuela quiere algo del water, que suba. No voy a bajárselo a la acera. - No, no. You boba of Coria. - ¿A que te doy un sopapo y haces palmas con las orejas? - Preparar water fresca... decir madame. Acabé pasando del inglés y me asomé a la ventana. - ¿Qué pasa abuela? ¿Tienes una urgencia? (grité) Si crees que voy a bajarte el wáter lo tienes claro... -

    Al cabo de un rato y a pesar de los pitos del tráfico, logramos entendernos. - Así que quieres un vaso de agua, grande, donde poder meter la lengua. Ahora la tenía estresada por lo que acababa de vivir. Y yo la comprendía porque hablaba por los codos y a destiempo.

    Al vaso de agua le eché un cubito para que hiciera más efecto. La abuela entró en casa directamente a la cocina y metió la lengua en remojo. "Aaaaayyyyyyyy txe guzto. Tenxo auxetas" - Vaya, se ve que hoy es el día de las traducciones... ¿no puedes hablar más claro?

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaa! ¿qué haces de esta guisa? (se asombró la Cotilla) - Tenxo auxetas. - ¿Le ha dado un aire? - Eso parece. - Entonces se produjo el episodio, harto conocido, en que crees que quien te escucha te entenderá mejor cuanto más grites. - ¡HABLA CLARO! Y DILO POCO A POCOOOOO. ES MUY FÁCIL. La abuela hizo el ademán de ¡déjame en paz!

    La Cotilla y yo brindamos con chinchón para que a mi abuela se la entendiera porque estábamos echas un lío. Pero ella seguía con la lengua en remojo. Era gracioso verla y no podíamos parar de reír. Tuvo que pasar casi una hora hasta que pudo cerrar la boca. - "Andresito está solo en casa y no ha tenido el cuajo de llamar para ver si estoy bien. Vosotras bebiendo como cosacos y yo penando con mi lesión.

    - ¡Por fin han oído nuestros ruegos y vuelves a hablar como las personas! Venga, tómate un traguito para celebrarlo. Luego supimos que le habían salido agujetas en la lengua de tanto hablar. - "Se me hinchó hasta el paladar. Que mal rato he pasado" - Menudo lote de hablar te has dado, no? - "Toda la culpa la tiene una familia escandalosa que comía a nuestro lado en el restaurante. Llevaban dos niños a los que no se les oyó. Fueron los mayores los que no callaban e iban subiendo el volúmen de sus voces. De modo que para que Andresito y yo nos oyéramos, acabámos gritándonos hasta que la lengua dijo ¡basta!" - ¿Y no hicísteis nada? - "¡Ya lo creo que sí. A la más pija de ellas le hice la zancadilla cuando se marchaba y clavó los dientes en el suelo. Todo fue echo con sencillez. Nadie se dio cuenta de nada y quedé satisfecha"

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook