Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 22
    Marzo
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    Entonces... ¿Bedulio y yo...?

    Entonces, ¿Bedulio y yo...?

     

    La Cotilla se ha pasado la noche llorando a moco tendido y con la luz encendida. No he podido dormir, ni poco ni mucho y ahora tengo los párpados apuntalados con palillos porque se me cierran cuando menos me lo espero. Por eso, cuando he visto a la abuela me he quejado. - Esta noche hazle un hueco en tu cama a la Cotilla. No pienso aguantarla más. - "¿No sabes que, en una pareja, tres son multitud?" - Ni lo sé ni me importa. No he pegado ojo y ahora estoy como si me hubiese bebido una botella de chinchón.

    Así que la abuela ha hablado con la Cotilla - "¿A qué ha venido tanto lloro?" - Ha sido por tu culpa. Tenía miedo que apareciera el fantasma de tu primer marido por no declarar que nos lo cargamos entre las dos. ¿Por qué no quieres hacerlo? - "Por principios y porque soy un persona modesta  y no me gusta alardear" - La miramos sin comprender. Presumir ¿de qué?

    - "De haber planeado el crimen perfecto... Cuando un cosa está bien echa, para qué estropearla. Además, hay a quién no le gustaría que removiera las turbias aguas del pasado" - Muy enigmática estás tú (dije) - "Haré una cosa si me prometes que esta noche no volverás a dar la nota, Cotilla. Hablaré con el alma de mi primer marido... ¿te parece bien?"

    No le quedó más remedio que decir que sí a la vecina porque, o aceptaba o se iba a dormir a su casa. La que quedé mohína fui yo que tendría que aguantarla otra noche.

    Después de comer y entre copa y copa de chinchón, la abuela contó la conversación que había tenido con el fantasma marital. - "Estate tranquila, Cotilla, que no volverá a las andadas" - La vecina se fue relajando, incluso salió a la calle a hacer sus trapicheos. Al quedarnos solas le pregunté a la abuela sobre ese "alguien" del que habló antes, Ella no entró al trapo. - Te lo volveré a preguntar cuando esté Andresito delante. - "¡Qué jodía eres! Se trata del Comisario jefe de aquellos años... Se llama Obdulio y es el padre de nuestro amigo Bedulio..." - ¿Le conocías? - "Nos frecuentábamos mucho... No sé si me entiendes" - ¿Érais vecinos? - "No me entiendes... " -

    Quedé en suspenso...- ¿Acaso quieres decir que...? - "¡Sí. Eso que estás pensando!" - ¿Bedulio es hijo tuyo? - "¡¿Qué dices, loca?! Yo nunca le hubiese puesto ese nombre a un hijo mío" - ¿Entonces...? - "Que el Inspector jefe era mi amante" - ¡Ahi va! (y me tapé la boca como si me diera vergüenza que me vieran mellada) - Entonces... ¿el Municipal es mi... tío? - "No eres más tonta porque no te entrenas. Solo éramos amantes. Por eso el crimen fue perfecto. Porque no hubo pruebas, nada de nada... y si se encontró algo, se hizo desaparecer. ¿Comprendes por qué voy a decir nada a la policía? Pondría a Obdulio en un compromiso" -  Eso está muy bien pero... para que yo me entere. ¿Qué es Bedulio mío? - "¡¡¡Nada, alma de cántaro!!!"

    Para despejarme, fui hasta la playa a llenar garrafas de agua. Las almacenaba en la despensa, detrás del saco de patatas. Cuando llegué a casa no había nadie. Los abuelitos estaban en El Funeral celebrando la colocación de una fotografía en el Muro de los Finados y festejando el recuerdo de Rosita como a ella le hubiese gustado. Geooorge y la Cotilla tampoco estaban, así que cené algo y me acosté soñando con una noche tranquila... Que se truncó a media noche cuando unos alaridos rebotaron contra las paredes de la casa. Luego oí a la abuela discutir con la Cotilla - ¡Ha querido matarme! ¡Ha envenenado el agua! - "Chist. Calla, mujer. Has bebido agua para el acuario ¡No grites o despertarás al vecindario!" - ¡Me has mentido. No has hablado con él y ha vuelto a por mí! - Me di la vuelta en la cama, arrebujándome entre las mantas. Total, lo que ocurría allí fuera era algo entre ellas dos y mi primer abuelito.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook