Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 26
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    El vestido de payesa.

    El vestido de payesa.

     

    La abuela y la Cotilla se han citado en mi casa. Mira que hay sitios en Palma dónde ir, pues no, tiene que ser en mi casa, tanto si me gusta como si no. - Por lo menos traed la comida - les he dicho y me han llamado egoísta. Encima.

    Han llegado justo para sentarse a la mesa. Como las había amenazado con hacer sopas de ajo aguadas y croquetas de bacalao sin desalar, han traído pollos al ast. Mientras comíamos se ha desvelado el secreto: la abuela necesita un traje de payesa para bailar boleros. Lo hará delante de los Pinochos, acompañando a lo más florido de nuestra Sociedad. Esas personas tienen trajes de payesa para dar y tomar. Muchos son herencias de abuelas y bisabuelas. Otros son nuevos, cosidos por modistos de firma pero ella no tiene y eso no la deja dormir.

    - "¿Puedes conseguirme uno, Cotilla? - ¡Pero, abuela. con el dinero que tienes, ¿vas a llevar un pingajo recogido de la basura?- "Solo lo quiero para dos horas... " - Pues te compras uno. - "No me da la gana gastarme un dineral para tan poco tiempo" - Lo tendrás para la próxima ocasión. - ¡Que no! - "¡Que sí!" - No te preocupes (le dijo la Cotilla) que te buscaré algo... Por cierto, mirad que jarroncito más mono he encontrado hoy. Le pondré flores a Luis Bárcenas y estará contento. - Cotilla, no me saque de mis casillas... - ¡Huy! que fina. Casillas jajajajajaja 

    Después del café y la siesta, la abuela se puso muy seria. - "Tu abuelo ya tendría que estar aquí... Me la está pegando con otra" - La miré, sorprendida. - El abuelito te adora ¿Cómo puedes decir eso? - "Ultimamente me habla mucho de una tiparraca que fue su novia de juventud" - Debe estar decrépita. - "Decrépita o no, como le toque un pelo a mi Andresito, la arrastro del moño" - Compórtate que ahora eres rica.

    Media hora más tarde escuchamos el concierto de pitos. - Ahí está el abuelito, mujer. - "¡Ni mujer ni leches! Me va a oir" - Pero Andresito, que conoce el paño, no la dejó hablar y le puso un paquete en las manos. - "¿Qué es esto?" - Abrelo... ¿Te gusta? - Era un maravilloso vestido de Señora mallorquina de color dorado, con botonadura de oro y esmeraldas. Como un sabueso, la abuela lo olió. - "No es nuevo" - Me lo han prestado para ti. - ¿Quién? - Mi amiga Catalineta. Ha sido muy... amable ¿Qué haces? - El vestido y los complementos se estrellaron en el rostro de Andresito. - "¡Dile a esa lagarta que se lo meta dónde le quepa!"

    El ambiente era tan tenso que podía cortarse con un cuchillo. El abuelito estaba muy enfadado. Le había pedido varias veces a la abuela que recogiera el vestido del suelo pero no lo hizo... hasta que, después de cuchichear con la Cotilla y echarse unas risitas, lo cogió. Todos soltamos un suspiro de alivio. - "Está bien. Me lo llevaré y lo arreglaré" - ¿Por qué? (se atrevió a preguntar Andresito) - "¿No vas a comparar mi cuerpo con el suyo?" - ¡Ni por asomo!

    Por fin se fueron. Y cuando pasó a mi lado, la abuela me susurró: - "Con la ropa que sobre le haré un vestido de Payesa a Pascualita" - ¿Cómo que sobre?... ¿Y si no sobra? - "Sobrará. Está segura que sobrará"

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook