Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 20
    Diciembre
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El pavo.

     Al entrar en casa me ha asustado un ruido extraño. Era algo así: ¡Glo, glo, glo!. Las piernas me han empezado a temblar cuando se ha repetido- ¿Abuelito? - He sacado de un cajón un trozo de vela y la he encendido. Al final voy a creerme mi propia mentira. Cuando ha vuelto a sonar el ¡glo, glo, glo! he llamado a la abuela con todas mis fuerzas - ¡¡¡Abuelaaaaaaaaaa!!!

    Sentada en la cocina, con una copa de chinchón en la mano para quitarme el susto y poder aguantar la rechifla de mi abuela, contemplaba el pavo que se paseaba, como Pedro por su casa, con las plumas abiertas en abanico - ¿De dónde ha salido? - "Me lo ha regalado la Cotilla por las veces que ha comido aquí" - ¿La Cotilla?... ¿de dónde lo ha sacado? - "A caballo regalado no le mires el diente" - ¿No te huele a chamusquina? - "No. Y dentro de poco olerá a gloria" - ¿Lo vas a matar? (exclamé alarmada) - "Prueba de hincarle el diente estando vivo  jajajajaja ¡Que tonta eres!"

    - ¡Avemariapurísimaaaaaaaaaaaa! ¿Ya le has presentado el pavo a tu nieta? - "Sí. jajajajaja.... Creía que era el espíritu de su abuelo jajajajajajajaja..." - Hablemos de otra cosa (dijo la vecina con temor) Sirveme un chinchón, niña. - Como el pavo no estaba atado y nosotras no le prestábamos atención, se fue a recorrer la casa. Yo seguía dándole vueltas al asunto. Era imposible que la Cotilla lo hubiese comprado porque,
     o nos mentía cuando decía que no llegaba a fin de mes, o guardaba un pequeño tesoro en su casa... aunque con lo poco que gastaba no me extrañaría... no, no, ésta mujer no es agradecida así que... - ¿A quién le ha robado el pavo? - ¡La has oído! ¡Que cruz tienes con ésta nieta! - Un guirigay que venía del comedor, cortó la conversación. ¡Pascualita! pensé. Efectivamente, el pavo se había acercado al "acuario" donde la sirena nadaba tranquilamente, y tomándola por un bocado exquisito, la cogió con el pico. Yo llegué en el momento en que se la engullía. Lo agarré del cuello apretando con fuerza y aguantando el enfurecido aleteo. La Cotilla y la abuela entraron en tropel - ¡Así no se mata un pavo, boba!

    Llena de arañazos y de golpes que me había dado contra los muebles, solté al bicho un vez que hubo vomitado a la sirena. La Cotilla se reía tanto que no lo vio y pude meter a Pascualita en el agua. La pobre estaba aterrorizada y se escondió entre las algas ¡para salir al instante con los carrillos llenos de agua! Me aparté y el chorrito envenenado hizo puntería en un ojo de la vecina que salió corriendo, llorando y gritando ¡¡¡Ponle más velas al jodío abuelo!!!

    Estábamos en pleno jaleo cuando, un lívido Municipal, llamó a la puerta - ¡No me cuenten lo que pasa, por favor!... Vengo a por el pavo... - La Cotilla dijo que lo había encontrado, en el Mercado, mientras andaba perdido entre los puestos de verduras. Así que era suyo. El tira y afloja entre ambos se acabó cuando el guardia sacó la libreta de las multas y dijo una cifra desorbitada que tendría que pagar por ladrona. Entonces, tan digna como la Reina de Saba, dijo - Llévatelo, Bedulio y que te aproveche. ¡Ojala tengas que tomarte tres botes de bicarbonato! - Pero, si no es para mí... - "¿Qué te costaría hacer la vista gorda, Bedulio?" - El pavo es para un comedor social... - Lo siento, chicas. comeréis sin mi esta Navidad... ¡Espera. Bedulio! ¿Dónde dices qué está ese comedor?... 

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook