Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 18
    Febrero
    2015

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Cultura Mallorca

    El paseo.

    Hoy tenía mono de mar. Casi puedo verlo y oirlo pero... me falta el casi, así que me he tapado como si, en lugar de ir al Mediterráneo fuera al Artico y pensando que a Pascualita le haría ilusión sentir el oleaje y el olor del salitre, la he metido en el termo de los chinos y nos hemos ido paseando hasta la playa más cercana.

    Nada más pisarla, el viento ha levantado la arena y me ha saltado a la cara. A éste paso me veo vendiendo cupones. Todavía, cuando mastico, cruje la arena entre mis dientes. No he pasado ningún gusto comiendo el bocadillo de sardinas en aceite que he llevado. Hacía tiempo que no comía un manjar como éste y la culpa la tiene Pascualita. Siempre creo que al abrir la lata, encontraré otra sirena como ella y eso sería superior a mis fuerzas Por suerte creo que la única que existe en el mundo, la tengo yo.

    Es un eslabón perdido en el Tiempo. De cuando los continentes aún no se habían separado. Los grandes abismos marinos debían estar llenos de estos monstruítos dedicados a cantar y enredar a los pobres pesacadores... Ahora que lo pienso, de pobres nada. Eran unos mujeriegos que, además de tener un amor  en cada puerto, también lo tenían en cada arrecife.
      
    Cerca de a la orilla, he abierto el tapón del termo y Pascualita ha sacado la cabeza para ver el panorama. Enseguida se le han puesto los pelo-algas de punta. Los dientes de tiburón chocaban unos con otros. La sirena se estaba poniendo tensa y yo me temí lo peor. No fui muy rápida al cerrar el termo y el puñetero bicho saltó a suelo. Me tiré en plancha sobre ella y esperé que no me mordiera.

    En el agua, unos chichos practivaban surf en unas olas cada vez más embravecida. Mientras rodaba por la arena evitando mordiscos, Pascualita se metió entre mis ropas dándo coletazos. Un señor se acercó - ¿Se encuentra, señora? ¿Le ha picado algo? - ¡Todavía no! - ¿Puedo ayudarla? - No, no. ¡Gracias! - ¿Quiere que llame a su marido? - (¿De qué hablaba este tío?) - ¡No tengo! - Bien. entonces deme la cartera. - ¿De mi marido? - ¿No me ha dicho que no tiene? - Pensaba que no me había entendido. - ¿Dónde tiene la cartera? - Entonces me di cuenta de que algo no iba bien. Le miré sin dejar de luchar contra la sirena. - ¿Quiere robarme?

    Era un ladrón. Yo estaba peleando por mi integridad física ¡y quería robarme! - ¿Es un ladrón? - Si, pero solo desde que hay crisis. - ¡Vaya un consuelo! - Deme la cartera que no puedo perder más tiempo con usted. - ¿Trabaja a destajo?... La cartera está aquí ¡Cójala!

    Le lancé una Pascualita enfurecida. Y cuando él quiso darse cuenta de que se le venía encima un monstruo antidiluviano, ya era tarde. La sirena clavó sus dientes entre los ojos del ladrón y no se contentó con eso.  Siguió mordiendo hasta que pude arrancarla de un tirón seco. Salímos de la playa a todo correr dejando al hombre echo un Cristo. Cuando llegué a la carretera seguía oyendo sus gritos. Me giré y le vi correr como un poseso hacia el agua. Los chicos del surf, asustados, se acercaban a socorrerlo. Me pareció que algunos gritaban - ¡Señora, señoraaaaaaaaa! pero no me di por enterada.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook