Blog 
Mi ¿amiga? Pascualita
RSS - Blog de Isabel JiménezBravo Llabrés

El autor

Blog Mi ¿amiga? Pascualita - Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel JiménezBravo Llabrés

Isabel Jiménez-Bravo Llabrés es una mujer, bastaría decir eso para definirla, pero por si queda alguna duda: es mujer, madre, abuela, amiga... conocida mundialmente por sus croquetas, ha decidido dar un paso más, compartiendo con quien quiera pasar un buen rato, las historias de su ¿amiga? Pascualit...

Sobre este blog de Cultura

"Mi ¿amiga? Pascualita" es un personaje entrañable a la par que desquiciante, que entra a formar parte, de una forma muy peculiar, de una familia nada común, pero en la que podemos identificar a miembros de nuestra propia familia. ...


Archivo

  • 15
    Julio
    2012

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    El mareo.

     Cola cao, ensaimada y tranquilidad. ¡No ha venido la Cotilla! La abuela, enlutada, mira el reloj de pared - "Mira la hora que es y la Andreíta sin dimitir" - Esto quedará en agua de borrajas... ¿Vas a la playa? - "Sí. Me ha dicho Andresito que iremos a una cala desierta donde podamos dar rienda suelta a nuestra pasión" - ¡Jopé con el abuelo!... ¿Aún existen lugares así? - "Ya te lo contaré" - Bastará con que me digas que habéis encontrado la cala, los detalles íntimos son cosa vuestra. - "Que pacata eres... ¿Tú no sales?" - Me quedaré con Pascualita y dormiremos juntas viendo el Tour de Francia. - "Bonito panorama"

    Una vez sola, me dediqué a lo que más me gusta: no hacer nada. Tumbada en el sofá, me puse a Pascualita encima y le leí la parte lúdica del Diario. Evité todo lo que oliera a política pura y dura, hoy es domingo, pensé y hay que dejar descansar a las meninges sin embargo no pude evitar acordarme de la Andreíta Fabra de las narices, gesticulando excitada, y gritando su famosa frase, gracias a la cual hemos sabido que está ocupando una plaza en el Congreso para hacer de animadora. Y por eso tiene derecho al coche oficial que  pagamos todos. Esto me puso de mal humor. ¿Cuántos como ella habrá en el Congreso y en el  Senado? Están allí, no por sus méritos, sino como pago a las ayudas prestadas al líder del partido en un momento determinado. Y lo mismo ocurre en las comunidades Autónomas. Pues ¡todos a la calle! y los coches oficiales ni tocarlos, que cojan taxis y contribuyan a reducir el paro entre los taxistas.

    Pascualita me miraba fijamente. Me pareció que su cara tenía un tono más verdoso que de costumbre. Los ojos bizqueaban y la pelambrera de algas temblaba (¿qué le pasa a ésta? pensé) Un minuto después vomitó sobre mí ¡que asco de bicho! Justo es reconocer que lo pasó fatal, tenía continuas arcadas y los esfuerzos la dejaron para el arrastre. Yo no sabía qué hacer. Mientras lo decidía, Pascualita reptó hasta la altura de mi pecho y sin darme tiempo a mal pensar, me clavó los dientes con una furia que daba miedo. Salté del sofá y ella fue a estrellarse contra el suelo. Quedó conmocionada unos segundo y en cuanto se repuso me amenazó
    abriendo y cerrando la dentadura con rabia. Cuando dejé de gritar y llorar me fijé en la diferencia que se estaba produciendo entre un pecho y otro ¿cómo voy a ir a trabajar mañana con "esto" así?. Tomé dos o tres copas de chinchón para calmarme y solo entonces caí en la cuenta de que quizás el mareo de la sirena se debía a mi excitación. Cuanto más me enfadaba, más deprisa respiraba y la pobre Pascualita no aguantó mucho rato tanto meneo y se mareó. ¡Menos mal que no la tiré por la ventana!

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook